Actualizado
viernes, 23 agosto 2019
22:30
h
URGENTE
Imagen LUIS SALIDO Nueva
Luis Salido

Mayores con Stimulus

Ver comentarios

Son muchas las noticias que nos llegan hoy en día acerca del envejecimiento de la población. Es cierto que se está produciendo un aumento de la esperanza de vida, al mismo tiempo que una disminución de la tasa de fecundidad, por lo que la proporción de personas de 60 años está aumentando más rápidamente que cualquier otro grupo de edad. Esta alteración de la clásica pirámide demográfica hacia otra radicalmente invertida se sostiene en los datos que arrojan diferentes estudios, que nos hablan de que en 2060 uno de cada tres europeos tendrá más de 65 años. Este aumento de la esperanza de vida lleva consigo un evidente cambio en las formas de consumo de este cada vez más nutrido grupo de personas, que da lugar a la conocida como “silver economony” o economía plateada, que tiene como objetivo el desarrollo de soluciones económicas, comerciales y de mercado para esta realidad que es el envejecimiento de la población. En términos generales, cada vez se llega mejor a la madurez. Hoy encontramos mayores que gozan de disponibilidad económica, de tiempo libre y de un afanado interés por conservar la forma física y la salud. Mayores cada vez más socializados, que buscan compartir y disfrutar de sus recursos de un modo activo. Somos conscientes de que, al tiempo que el envejecimiento de la población constituye un éxito de las políticas de salud pública y social, también constituye un reto para la sociedad, que debe adaptarse para mejorar al máximo la salud y la capacidad funcional de las personas mayores. Orientar productos y servicios específicos hacia el segmento de la población mayor y al de sus cuidadores se convierte en tendencia hoy en día. La tecnología está ayudando y lo va a seguir haciendo en el ámbito de la salud, de la asistencia y del modelo residencial, que van a experimentar una auténtica transformación en los próximos años. Pero es sensato reconocer que a medida que avanza la edad, aumenta la probabilidad de que puedan presentarse algunas patologías asociadas a la misma, como por ejemplo el deterioro cognitivo, síntoma principal dentro de las demencias. En algunos de los mayores que conforman este público anciano que consume, comienzan a aparecer en algún momento de su vida esos primeros síntomas de pérdida de memoria, deterioro cognitivo leve o principio de alzheimer. Es precisamente este momento el que han escogido un grupo de jóvenes y cualificados jiennenses para aportar su granito de arena en forma de talento, tratando de contribuir desde la tecnología, a favorecer y potenciar un envejecimiento óptimo y saludable. Se trata de un grupo de informáticos y técnicos de telecomunicaciones que desde Mengíbar y desde hace ya algunos años vienen contribuyendo a maximizar el potencial de estas personas, mejorando su calidad de vida y la de su entorno social y familiar, intentando ralentizar ese deterioro global para mantener la máxima independencia de la persona afectada durante el mayor tiempo posible. Lo consiguen gracias a STIMULUS, que es una completa herramienta TIC profesional, dotada de una gran cantidad de actividades interactivas para el entrenamiento de distintos procesos cognitivos —memoria de trabajo, atención, percepción, razonamiento, cálculo, etc.— y capacitada para la recogida de métricas, la formulación de resultados y la generación de informes de seguimiento. Esta aplicación, traducida ya a varios idiomas, no solo está ayudando a multitud de mayores en España, sino que también lo hace con mayores de Argentina, Chile, Italia, México o Rusia. Y lo hace desde la sólida base científica, que tanto en su proceso de definición como en los de revisión y validación le aportó un comité científico formado por investigadores adscritos al departamento de Psicología de la Universidad de Jaén. Acercar las nuevas tecnologías a las personas mayores, fomentar el uso de las TIC en la prevención de las demencias y promocionar el envejecimiento sano y activo es admirable. Otra circunstancia más que consigue hacerme sentir orgulloso por ser de aquí, aun con aislamiento ferroviario.