Actualizado
martes, 18 junio 2019
01:49
h
URGENTE
Imagen JAVIER MARIN
Javier Marín

Controlando las horas

Ver comentarios

No maten al mensajero, los agentes de la Inspección Laboral no tendrán la culpa de hacer su trabajo tal y como se lo dictan. Dicho esto, quisiera advertir que siendo el control horario correcto e indiscutible, la realidad económica puede que nos dé una sorpresa no deseada que debiera haberse calculado de antemano, pues me temo que ni se va a recaudar tanto en cotizaciones por horas extraordinarias, ni el trabajador va a percibir el supuesto beneficio en incremento de su salario. La alarma está ahí, el mundo de la empresa se adaptará y no para perder, el ajuste vendrá por la minoración de horarios, no serán tan amplios como hasta ahora con más personal, o, la elevación de precios y así entenderemos porque el café está a 6 euros en los Campos Elíseos. Escenario a la vista: Menor jornada real, menor salario real y menor cotización. No quito pues lo loable de la idea del beneficio laboral del trabajador así como de la caja de la Seguridad Social, esto es innegable, pero la dura verdad de la economía real será otra. ¿Qué vencerá en este eterno dilema patrio, lo real o lo oficial?