Exigen la apertura completa del geriátrico de la ciudad

La plataforma pide la puesta en marcha de un edificio cerrado

18 jun 2019 / 13:50 H.

La Plataforma de Linares por la Defensa del Sistema Público de Pensiones realizó una manifestación para reivindicar la apertura del geriátrico de Linares al completo. Uno de los dos edificios del centro permanece cerrado desde hace 15 años, lo que aumenta considerablemente la lista de espera. Este lugar da cobertura a los mayores de Linares, pero también de la comarca. Por ello, protagonizaron una marcha desde el Paseo de Linarejos hasta el geriátrico, donde entregaron una carta al delegado de la Consejería de Políticas Sociales en Jaén con el principal objetivo de solicitar una reunión en la que se les informe sobre el estado del edificio y el proyecto de uso que tienen previsto desde la Junta de Andalucía.

A consecuencia del cierre de esta parte del geriátrico, la lista de espera ha aumentado a dos años, un periodo excesivamente largo para los mayores que necesitan ser acogidos en una residencia y no pueden permitirse una privada. Si se abriese esta parte del centro, se podrían acoger 220 residentes más, lo que disminuiría considerablemente la demora. La plataforma protesta por este derecho básico de los ciudadanos: “España es un estado socialmente avanzado, y eso implica que los poderes públicos deben de proporcionar una vida digna y promover el bienestar de las personas mayores, como viene recogido en el artículo 50 de la Constitución y remarcado en el Estatuto de Autonomía de Andalucía, que en el artículo 19 insta a que se proporcione a las personas mayores una atención gerontológica adecuada”, explican. “Esta atención —prosiguen— se ve como un gasto, y es ahí donde está el error. Además, se ha demostrado en los países de nuestro entorno más avanzados socialmente que estos recursos destinados a la atención y cuidados a los mayores suponen un retorno en forma de impuestos y empleos de calidad que los convierten en una inversión viable”.

En la reunión solicitada con el delegado esperan recibir información sobre el uso que tiene previsto darle su Consejería al edificio y cómo piensan acabar con los dos años de espera para adjudicar plazas en residencia públicas de Linares y de la provincia. En caso de que sus planes pasaran por acometer el proyecto de Unidad de Estancia Intermedia, la plataforma lo apoyaría, ya que cubriría una necesidad sanitaria en la zona y supondría darle utilidad y funcionamiento al edificio, además de la creación de empleos en el sector sanitario. Pero la reivindicación quiere cubrir las dos necesidades fundamentales: el uso del edificio y la reducción de espera, por lo que seguiría siendo necesaria una solución a los dos problemas, en el caso de que se utilizara para el sector sanitario.

Desde el colectivo son conscientes de que una sola manifestación no será suficiente para conseguir este objetivo, por lo que continuará en su empeño: “No caeremos en el desánimo o la desidia”.

Considera que es un buen momento para iniciar esta acción por la reciente constitución del gobierno andaluz y del Ayuntamiento de Linares. Para ellos, es la oportunidad de expresar esta necesidad y que desde los organismos correspondientes se busque una solución viable a este problema social.

La Junta ya realizó mejoras en la cimentación y en dos de las plantas

El edificio se cerró por problemas en la cimentación, que ponía en serio riesgo la estructura del edificio. Cuestiones que se solventaron en 2011, además de la adecuación de dos de las plantas para otros proyectos sanitarios. No obstante, no se han puesto en marcha estos servicios ni se ha reabierto el edificio.

El personal técnico de la residencia ya realizó un estudio para dedicar el edificio, con las dos plantas que ya están mejoradas, a una Unidad de Estancia InterMedia y Paliativos para la zona Sanitaria Norte de Jaén. Este estudio recorrió todos los escalones de la Consejería de La Junta de Andalucía, pero no se puso en marcha y al edificio, al que le dedicaron dinero y recursos, no se le ha dado utilidad alguna. Este lugar era la parte del geriátrico dedicado a “válidos”, donde se ubicaban mayores que estaban en buen estado de salud y no necesitaban un cuidado específico. Desde su cierre, todos los residentes se encuentran en el mismo edificio y la capacidad del centro, por tanto, se ha reducido en más de 200 personas.

La Junta de Andalucía es la que tiene competencia para resolver este asunto, pero la plataforma pide al Ayuntamiento que facilite el proceso “en la medida de sus posibilidades”.