Actualizado
lunes, 15 julio 2019
22:12
h
URGENTE

Ejemplo de talento y humildad

Antonio Juan Hurtado Salvador es un ubetense que reside en Alemania desde hace más de una década. Motivado por su relación sentimental, viajó hasta Aquisgrán, donde ejerce como profesor de arte de Secundaria
|
16/06/2019

De Úbeda a Alemania por amor, entre otras cosas. La bella capital de La Loma, reconocida por sus múltiples riquezas, alberga entre sus calles a hombre y mujeres valientes, capaces de dar un paso adelante cuando se trata de alcanzar metas o cumplir sus sueños. Hace 41 años que nació Antonio Juan Hurtado Salvador, un ubetense cuyas inquietudes lo han llevado por diversos destinos, como Londres, Dublín o el condado de Sligo. En la actualidad vive en Aquisgrán, Alemania, una decisión que tomó tras madurarla durante bastante tiempo. El motivo, además de bonito fue necesario, ya que su intención de mantener una relación estable con “su chica” pasaba por partir hasta el país germano tras vivir varios años en Granada, donde tuvo la oportunidad relacionarse con muchos extranjeros, ya que por entonces la universidad era la que mayor cupo de estudiantes Erasmus tenía de Europa. “Durante mi estancia en Granada comencé una relación sentimental con una chica alemana que terminó prolongándose en el tiempo. La relación se mantuvo por dos años en la distancia, por lo que comencé a sentirme familiarizado con Alemania debido a los múltiples viajes, lo que unido a mi deseo de mantener una relación mas estable, hizo que diese el paso”, relata Hurtado.

Instalado en una ciudad muy diferente a la suya, nunca se lo planteó como una obligación y no quiso imponerse fechas, resumiendo su experiencia: “Aquellos que emigran siempre albergan el deseo de regresar algún día. En mi caso es algo que se fue resolviendo con el paso del tiempo, no me ha ido mal, aunque sigo sin desechar la posibilidad de regresar”, aunque ha pasado más de una década desde que Hurtado dejara su querida ciudad, de la que presume con orgullo allá donde va. La idea de volver no piensa descartarla nunca, puesto que es inevitable añorar las raíces. “Echo muchas cosas de menos, principalmente sensaciones o impresiones, por ejemplo, en verano recuerdo el zumbido de las chicharras en los olivares o el sonido de las golondrinas con el tañer de las campanas de fondo”, confiesa este ubetense.

Aún así, es necesario reconocer que los alemanes han sabido reconocer el talento de este profesional de las Bellas Artes, que cursó en el CAP de la Universidad de Granada. En sus primeros años en Alemania se dedicó a dar clases de español en escuelas de idiomas, pero desde hace casi ocho años, ejerce como profesor de arte de Secundaria en el sistema público de Renania del Norte Westfalia por lo que, y aunque no sea de presumir, sí que supone un verdadero orgullo para sus paisanos. Algo que se demuestra en las visitas a su tierra, que suelen ser en verano y Navidad, aunque anhela volver en primavera, algo que tiene pendiente. El procedimiento tras su llegada, tras pasar tiempo con su familia, es el siguiente: el casco histórico se convierte en un aliado para que, sus múltiples amigos, acudan puntuales a una cita que puede desarrollarse en cualquier bar, porque los detalles ese día no importan, Antonio Hurtado, el “chimi” para algunos de ellos, viene de visita y hay que compartir unas horas a su lado. Es entonces cuando se disipan los miedos de este interesante profesor, el de “la amenaza del desarraigo o la crisis identitaria que lo aleje de sus origines”.

Es por ello que, Hurtado como otros compatriotas jiennenses, pueden servir de inspiración para otros muchos que quieran buscar fortuna fuera de sus fronteras, aunque para todos ellos, Hurtado recomienda que “lo hagan por voluntad propia y desde el deseo de crecer aún mas y no por verse abocados a ello porque todos los comienzos son complicados”, aunque pueden tener un presente feliz, como el de este valiente.

Una ciudad acogedora

Aquisgrán es una ciudad balneario situada cerca de la frontera alemana con Bélgica y los Países Bajos. “Vivo en un lugar con un patrimonio histórico destacable ya que capital del Imperio Carolingio. Aquí fue coronado emperador Carlos V, lo cual la relaciona con mi Úbeda natal, donde también nació Francisco de los Cobos, secretario personal del anterior. Esta situada en un enclave privilegiado, en gran medida, razón por la que decidí instalarme aquí” manifiesta Hurtado de su segundo hogar, del que añade: “Me gusta, porque es como vivir en tres países diferentes al mismo tiempo, en unos pocos minutos de desplazamiento, cambia todo, el paisaje, la idiosincrasia, el idioma”. Además, asegura que allí a los españoles los tienen en “muy alta estima”, aunque debe reconocer una curiosidad que le llamó la atención tras su llegada: “Muchos se sorprenden cuando descubren que no somos impuntuales”.

Recuerdos especiales

Una década deja muchas historias acumuladas y momentos que el ubetense guarda en su memoria con gran cariño. “Se me hace muy difícil escoger una sola anécdota de las que he vivido en mi etapa en Alemania, recuerdo un día en la inauguración de una exposición de artistas latinoamericanos en Colonia, conocí a uno de los profesionales que exponía, Gonzalo, boliviano de Potosí, un buen tipo. Hablando con él, le conté que era de Úbeda y, ante mi sorpresa, me confesó que el había vivido bastantes años en la ciudad, a un par de calles de mi casa. Había estado ganándose la vida de jornalero en la aceituna. A pesar de todo, yo no lo recordaba y nunca lo había visto”, cuenta Antonio Hurtado para describir que en Alemania “ha hecho muy buenos amigos de toda Latinoamérica, otra de los cosas buenas de haber salido a vivir fuera”.

tRABAJAR COMO PROFESOR, UNA GRAN OPORTUNIDAD EN EL PAÍS GERMANO
idcon=13991511;order=15

Aterrizar en un país extranjero del que se desconoce la lengua, las costumbres y la propia cultura, resulta un desafío arduo. Sin embargo, para los profesionales españoles en educación, puede ser un gran aliado. El número de españoles que busca trabajo en el extranjero crece cada año. Desde 2009, esta cifra ha aumentado un 61%, pasando de 1,47 millones en 2009 a más de 2,4 millones en 2018, según datos del INE. El pasado año, se crearon hasta 100.000 plazas de trabajo en guarderías alemanas, un ejemplo de las oportunidades para los profesionales estudiantes. Otro, sería el de Antonio Hurtado, que tras estudiar Bellas Artes en el CAP en la Universidad de Granada, comenzó a dar clases de español en escuelas de idiomas en su llegada a Alemania. El esfuerzo y el talento, le sirvieron de aliado para que, desde hace ya casi ocho años, ejerce como profesor de arte de Secundaria en el sistema público de Renania del Norte Westfalia. Una forma de demostrar que con constancia y amor por lo que se hace, se pueden cumplir los sueños.

Las raíces, siempre muy presentes
idcon=13991519;order=17

Hace diez años que vive en Alemania, pero Úbeda siempre está en su pensamiento. En la fotografía aparece con su pareja actual y amigos alemanes y argentinos, ante los que presume de ciudad. “Siempre que tengo ocasión, intento darle difusión y dar a conocer la patria chica”, reconoce Hurtado.

La distancia, una forma de hacer “piña”
idcon=13991526;order=19

Estar lejos es una oportunidad para conocer a otros compatriotas en una situación similar. Es el ejemplo de esta imagen, donde el ubetense comparte mesa con un grupo de amigos españoles, también emigrados, reunidos en un asociación española fundado por emigrantes españoles en la década de los sesenta.

Personas en el camino que te cuidan y miman
idcon=13991532;order=21

Hurtado es un afortunado y residir lejos de casa no ha sido tan difícil. La razón son los compañeros de vida que ha encontrado en el camino y que lo han ayudado y cuidado. En la imagen aparece en un desayuno con su familia política y amigos del vecindario en la mañana del 25 de diciembre.

Para disfrutar siempre hay hueco
idcon=13991536;order=23

Alemania es un país con costumbres y tradiciones diferentes, pero cuando se trata de pasarlo bien, el ubetense lo tiene claro, hay que adaptarse. En la fotografía aparece en una boda típicamente alemana, donde la cerveza es en vaso grande y la diversión es como en España, la gran prioridad.