Actualizado
jueves, 20 junio 2019
04:12
h
URGENTE

“A Jaén le quedan muchísimas cosas en las que trabajar”

Carlos Linares
Ver comentarios
|
30/12/2018
El presidente de la Asociación de Personas con Lesión Medular y Otras Discapacidades Físicas reivindica la necesidad de mejorar en temas de accesibilidad en la capital jiennense, de la que dice que está poco adaptada

Al frente de la Asociación de Personas con Lesión Medular y Otras Discapacidades Físicas de Jaén (Aspaym) se encuentra Carlos Alberto Linares. Es corto el recorrido que este colectivo tiene en la ciudad, sin embargo, su presencia ya muestra los resultados positivos de la implicación de su presidente y componentes con los problemas que presenta la capital.

—¿Está bien adaptada la capital a las personas con movilidad reducida?

—Esto es algo complicado. Ciertamente, a Jaén le quedan muchísimas cosas en las que trabajar respecto a la accesibilidad. Se están haciendo cosillas desde nuestro nacimiento como asociación y el Ayuntamiento se ha volcado con nosotros. Está mejorando algunas cosas y, aunque hay tantísimo que hacer, ya se están viendo resultados. Como en la zona del Camarín de Jesús, donde la accesibilidad ya está bastante bien, por lo que he mejorado mucho nuestra movilidad. Otra de las calles que ha experimentado estos arreglos es la de Correos, Eduardo Arroyo, que la han dejado estupenda para nosotros. Este es el camino que tiene que seguir el Ayuntamiento para mejorar la accesibilidad en la capital. Eso sí, todavía queda bastante trabajo por hacer.

—En una ciudad poco adaptada, ¿se hace entonces más necesario trabnajar la autonomía personal?

—Por supuesto. Es súper importante y necesario. Hay un anuncio, que ha hecho ahora la DGT, sobre el tema de las plazas de aparcamiento reservadas. En él se hace una llamada a unas personas que tienen una reserva en un restaurante y les dicen que han llegado otras personas que se han sentado en su mesa y que ya no tienen reserva. Con ello hacen una comparativa con las plazas de aparcamiento reservadas. Por ello, creo que la primera parte del trabajo que tienen que hacer las administraciones es enfatizar en que la ciudadanía se conciencie. Porque, por mucho que los organismos públicos mejoren la accesibilidad, si la población no participa y nos echa una mano es totalmente imposible. En Jaén hay muy poca concienciación, no se respectan las plazas. Como piensan que van a ser dos minutos, aparcan. Y no se dan cuenta de que en ese tiempo podemos llegar nosotros y encontrarnos con que no podemos aparcar el coche. Esto, en un centro comercial no supone nada, pero sí en otros lugares como el médico, que puede suponer llegar tarde a una cita o no hacerlo. Es algo que nos frusta bastante.

—¿Están bien adaptados los edificios públicos a las personas con movilidad reducida? ¿Y los privados?

—Los organismos públicos, la verdad, el 80% están bastante bien para nosotros. Los problemas que nos podemos encontrar están, por ejemplo, en Urbanismo (del Ayuntamiento), que está frente a la iglesia de La Merced, donde es súper complicado entrar. En el Registro de Propiedad (de la Junta de Andalucía), que está en el Gran Eje, han hecho una pequeña intervención, pero han dejado un salvaescaleras, una plataforma, que es muy cumplicada tanto para subirte como para acceder. En el edificio de Hacienda nuevo han mejorado mucho la accesibilidad, pero todavía hay algunos que tienen problemillas. Por parte de los privados es un asunto complicado, porque quien crea la ley, crea la trampa. Nosotros nos damos cuenta de que hay muchos sitios donde el Ayuntamiento sí que pide a los particulares que adapten en su totalidad el negocio. Sin embargo, para otras personas no hay tanta exigencia. También hay que tener cuenta que hay sitios sin accesibilidad ninguna porque puede ser que el edificio no permita hacer un rebaje.

— Respecto a ocio y tiempo libre, ¿hay muchas opciones para estas personas en la capital?

—En este aspecto sí que encontramos que hay mucha variedad. En Jaén se hacen muchas actividades. Hay sitios y actos a los que no podemos ir, como los que se hacen en el Castillo de Santa Catalina, porque no está muy bien adaptado. Pero el resto de teatros sí que lo están yen la gran mayoría de estos sitios podemos entrar.

—Hace poco comenzasteis a elaborar informes sobre la accesibilidad en los diferentes barrios de la capital, ¿cómo evolucionan?

—De momento solo hemos presentado uno al alcalde, Javier Márquez, que es el del barrio de La Merced. Lo hicimos directamente y le gustó mucho. Cogió apuntes y vio realmente la problemática que existe allí, donde el tema de la accesibilidad está fatal. Lo que ocurre es que a la hora de realizar intervenciones tiene mucho peso el tema de ser Patrimonio Histórico, pues entran otros valores que no son solo las ordenanzas municipales. Nosotros hicimos un informe bastante completo donde no solo nos quejábamos de cuáles eran los problemas, sino que también dimos soluciones. Así que, supongo, que con la partida que ha venido de quince millones de euros de la Unión Europea destinados a Movilidad, esperemos que se realice alguna intervención más en ese aspecto.

—¿Se dan muchos casos de personas que, a raíz de sufrir un aacidente de tráfico, quedasen con problemas de movilidad?

—Últimamente, tenemos un caso de un chico joven que tuvo un accidente en Linares. Según me dijo la Guardia Civil quedó o tetrapléjico o parapléjico, aunque aún no tenemos confirmación de cuál fue. Todas las informaciones de personas que se quedan en silla de ruedas tras tener un accidente de coche nos van llegando, pero la verdad es que a nosotros nos cuesta enterarnos en el momento a pesar de la relación que tenemos con la Unidad de Víctimas de Accidentes de Tráfico (UVA), con quienes hablamos mensualmente. Pero como esto depende de las familias, es complicado.

—Ya habéis hecho varias campañas de concienciación sobre los accidentes de tráfico, ¿cree que son necesarias más iniciativas como estas para evitar accidentes comolos ocurridos hace unos días?

—Sí, por supuesto. Son muy necesarías. Hicimos una en septiembre y la repetimos hace unas semanas, pero centrados en el alcohol y las drogas. Desde nuestra central nacional se hace esto una vez al año, pero nosotros consideramos que tendría que hacerse todos los meses con este tipo de acciones. A lo mejor, con esto, solo se salva una persona. Pero esto ya me basta. Solo una vida ya merece la pena. Esto se lo comentamos a la sobdelegada del Gobierno, Catalina Madueño, que creemos que es necesario que estas campañas se realicen mensualmente, porque los conductores te ven, te preguntan y ven las consecuencias reales de un accidente de tráfico. Hay muchos que siguen pensado: “A mí no me va a pasar”, y se tienen que dar cuenta de que esto también les puede pasar a ellos.

—¿Se observaron muchas infracciones que pudieran llevar a causar un accidente durante esos días?

—Por suerte, no. Pero también eran controles a plena luz del día y que, por culpa de las aplicaciones que avisan donde está puesta la Guardia Civil la gente ya va sobre aviso. La cosa es que la gente no se da cuenta de que el uso de esa app puede hacer que, el día de mañana, te encuentres una persona borracha de frente y seas tú quien lo pague.

—¿Es más difícil la inserción laboral para las personas con movilidad reducida?

—Sí, totalmente. Nosotros, ahora, hemos finalizado un proyecto junto a Fundación ONCE y hemos tenido a varias personas (cuatro en total) haciendo formación y práctica para mejorar este tema, porque es algo muy complicado para muchos. Las empresas buscan personas con discapacidad, pero no buscan personas que tengan discapacidad por movilidad reducida. Con nosotros se ahorran un dinero, pero quieren que trabajemos igual que una persona “normal y corriente”. Está muy bonito decir que en mi empresa trabajan personas con discapacidad, pero claro, menten solo a los que a ellos les interesa: que puedan hacer esfuerzos, utilizar las dos manos, coger peso... Por eso, a las personas con movilidad reducida les cuesta mucho encontrar ese soñado trabajo. Hay una gran desigualdad de oportunidades y si hablamos de una mujer con discapacidad, más todavía. No sabemos porqué, pero en todos los estudios que hemos hecho, las estadísticas revelan que las mujeres discapacitadas son las más perjudicadas a la hora de encontrar trabajo.

Entrega de alimentos solidaria

Este año, gracias a su estrecha colaboración con la Federación de Asociaciones de Vecinos Ciudadanos por Jaén, presidida por Antonio Guerrero, Aspaym colaboró mano a mano en una recogida de alimentos que se saldó con un total de 2.000 kilos recaudados. Carlos Linares colaboró en la entrega a las familias que pasaban a recoger los sesenta lotes de alimentos que se prepararon, en los cuales se incluyeron diferentes tipos alimentos recolectados en los actos Deporte Para Todos y la II Papanoelada Solidaria 2018.

El tiempo - Tutiempo.net