Actualizado
jueves, 20 junio 2019
04:12
h
URGENTE

En recuerdo a Cela

Ver comentarios

Jefatura del Servicio Nacional de Seguridad”. Registro de entrada. Fecha y número. Totalmente borrada la prueba e ilegible el segundo. Más abajo está escrito: “Excelentísimo señor comisario general de Investigación y Vigilancia”.

“El que escribe, Camilo José Cela y Trulock, de 21 años de edad, natural de Padrón (A Coruña) y con domicilio en esta capital, avenida de La Habana, 23 y 24, bachiller universitario (sección de Ciencias) y estudiante del Cuerpo Pericial de Aduanas, declarado inútil total para el Servicio Militar por el Tribunal Médico Militar de Logroño, en cuya plaza estuvo prestando servicio como soldado del Regimiento de Infantería de Bailén (número 24), respetuosamente expone: “Que queriendo prestar su servicio a la patria, debido a mi estado físico, a sus conocimientos y a su buen deseo y voluntad, solicita el ingreso en el Cuerpo de Investigación y Vigilancia. Que habiendo vivido en Madrid y sin interrupción durante los últimos 18 años, cree poder prestar datos sobre personas y conductas que pudieran ser de utilidad. Que el glorioso Movimiento Nacional se produjo estando el solicitante en Madrid, de donde se pasó con fecha de 5 de octubre de 1937, y que por lo mismo cree conocer la actuación de determinados incidentes.

Que no tiene carácter de definitiva esta petición, y que se entiende solamente por el tiempo que dure la campaña e incluso para los primeros meses de la paz si, en opinión de mis superiores, son de utilidad mis servicios.

Que por todo lo expuesto solicito ser destinado a Madrid, que es donde creo puedo prestar servicios de mayor eficacia. Bien entendido que a su juicio de usted soy más necesario en cualquier otro lugar, acato con todo entusiasmo y con toda disciplina mi decisión. Dios guarde a usted muchos años”.

A Coruña, a 30 de marzo de 1938. II Año Triunfal.