Actualizado
domingo, 21 julio 2019
13:27
h
URGENTE

Puente de la Sierra celebra su verbena más veraniega

Vecinos de “Puensi” concluyen los festejos de música y comida tradicional
|
10/07/2017
  • ENCUENTRO. Asistentes a la comida celebrada en el Restaurante el Portazgo, enmarcado en las fiestas de Puente de la Sierra.
    ENCUENTRO. Asistentes a la comida celebrada en el Restaurante el Portazgo, enmarcado en las fiestas de Puente de la Sierra.

La tradicional “paellada” fue el punto final de uno de los encuentros más importantes para los vecinos de “Puensi”. Los residentes en Puente de la Sierra disfrutaron desde el viernes de las fiestas que reúnen a amigos y familiares, “muchos de ellos viven fuera y es en estas fechas cuando regresan y podemos estar todos juntos”, explica el presidente del colectivo, José Miguel Díaz.

La música fue uno de los elementos esenciales para el festejo. El viernes dio comienzo la programación. La actuación de José Luis en la terraza del Restaurante el Portazgo, que encandiló a los asistentes con su arte, fue el punto de partida y la inauguración oficial de unos días emotivos, llenos de reencuentros y celebración que se alargó hasta altas horas de la madrugada jiennense.

“Cada año buscamos grupos nuevos y que sean de la provincia, con la intención de promover a los artistas del mar de olivos”, afirma Díaz respecto al cantante. Asimismo el sábado tocó un momento “remember”, en el que la nostalgia musical tomó protagonismo y atrajo al público, tanto residentes de la zona como visitantes del centro de la ciudad o familiares que residen fuera del barrio.

Aunque en la programación inicial los niños tenían una presencia más marcada con la organización de juegos específicos para ellos la mañana del domingo, finalmente el acto tuvo que cancelarse. El problema fue organizativo, lo cual fue “una pena”. Por suerte se pudo advertir a los asistentes previamente, de tal forma que no afectó negativamente a los actos generales preparados.

Durante tres días la música y el ambiente afable y cálido de los vecinos llegó hasta los asistentes, acompañados de un tiempo “envidiable”. El presidente de la asociación de vecinos admite que han tenido una temperatura “fenomenal” y que gracias a los vientos suaves y unas temperaturas “agradables” el público se entretuvo por más tiempo, sin mirar el reloj en la terraza del local. El cierre fue una “paellada” para socios, familiares y amigos en el mismo restaurante, donde dieron cuenta de la comida en “la mejor compañía”.