La Junta del PP y Cs ya está aquí

La “jefa” del Gobierno andaluz promete carretera para atender bien a la provincia

20 feb 2019 / 08:44 H.

El Museo Íbero, que se puso de bote en bote cuando el Rey Felipe VI lo inauguró el pasado 11 de diciembre de 2017, volvió a acoger ayer un acto de los grandes en la ciudad. Fue la toma de posesión de los nuevos delegados del Gobierno andaluz en Jaén, los representantes de los nuevos mandamases del Ejecutivo regional salido de las urnas el pasado 2 de diciembre. Como ocurre en Sevilla, PP y Cs, los dos partidos que, después de más de 36 años, propiciaron la marcha del PSOE de San Telmo, se repartirán el poder autonómico en la provincia. La delegada del Gobierno andaluz es la popular Maribel Lozano y el resto del equipo, formado por media docena de personas, lo forman a partes iguales hombres y mujeres de su partido y de la formación naranja.

Muchos cambios que, además de empujar a organizar una ceremonia institucional en toda regla, de las que no había mucha costumbre, generó una tremenda expectación. De ahí que no se la perdieran ni el alcalde, Javier Márquez; ni el presidente de la Diputación, el socialista Francisco Reyes; ni su compañera de filas, la subdelegada Catalina Madueño; y a que a estos los acompaña el rector, Juan Ortega; el subdelegado de Defensa, Manuel Martín Porres; el coronel Luis Ortega, jefe de la Comandancia, y el director de la Academia de la Guardia Civil de Baeza, Juan Miguel Jiménez y la viceconsejera de Salud, Lina García. Tras esta “primera fila” de autoridades asistentes, toda una legión de alcaldes, concejales, dirigentes de colegios profesionales, asociaciones, organizaciones agrarias, parlamentarios y diputados, además de una nutrida representación del PP y de Cs. Entre las ausencias, los delegados salientes y representantes de organizaciones empresariales y sindicales, molestos al entender que se les obvió en la pasada visita del presidente andaluz, Juanma Moreno, que, para abordar cuestiones de interés para el futuro del territorio, mantuvo un encuentro con las plataformas Jaén Merece Más y Todos a una por Linares y no con CC OO, UGT y la Confederación de Empresarios de Jaén, a pesar de ser los representantes legalmente establecidos.

José Sanz, secretario general de Justicia e Interior fue leyendo, uno a uno, los decretos de nombramientos de los responsables de las distintas consejerías en la provincia y estos pasaron por el atril dispuesto al efecto, con el escudo autonómico detrás. Los primeros en aceptar su nombramiento fueron los propuestos por Cs. Raquel Morales juró el cargo de Turismo, Justicia, Regeneración y Administración Local; Francisco Joaquín Martínez repitió la fórmula con Empleo, Formación, Trabajo Autónomo; y Economía, Conocimiento, Empresas y Universidad, y Antonio Sutil hizo lo propio con Educación, Deporte, Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación. Por parte del PP, después de los respectivos juramentos, Soledad Aranda ya es la titular de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible; Trinidad Rus se encargará de Salud y Familias y Jesús Estrella de Fomento, Infraestructuras, Ordenación del Territorio, Cultura y Patrimonio Histórico. En la cúpula del nuevo organigrama de la Junta hay más mujeres que hombres y todos ellos juraron defender los preceptos recogidos en el Estatuto andaluz, una norma básica que VOX, muleta del nuevo Ejecutivo regional, tiene interés en alterar sustancialmente, con la retirada de competencias.

Maribel Lozano, delegada del Gobierno andaluz en Jaén, fue la única que tomó la palabra y pronunció un discurso institucional. De sus nuevos lugartenientes destacó que llegan “avalados por el trabajo, el reconocimiento y su entrega” y “acumulan una importante experiencia profesional”, unida a la “ilusión, muchas ganas y los valores que hacen falta en este nuevo tiempo de cambio”; en definitiva, “un verdadero equipo”, al que le exige “compromiso, altura de miras, honestidad”, “mucho trabajo” y “carretera” para llegar “hasta el último rincón” de un territorio cargado “de recursos y de oportunidades” y “con un potencial humano inigualable” y a la cabeza de sectores como el oleícola.

“Nuestro gobierno nace con el objetivo prioritario de situar nuestra provincia el lugar que le corresponde”, aseguró la delegada, convencida de que en esta labor el “diálogo” y la “lealtad” con la ciudadanía, colectivos e instituciones serán lo más importante. Afirmó que esta misión conllevará “amplias y profundas reformas”, para las que prometió “tesón, coraje y rigor”. Durante su intervención sufrió un desmayo la coordinadora de Cs en la capital y candidata a la Alcaldía, María Cantos. Tras ser atendida en el Museo Íbero fue trasladada a un centro hospitalario para recibir asistencia. La política se encuentra bien. Sin solución de continuidad, una vez pasado el “susto”, Lozano concluyó su alocución y todos los asistentes felicitaron a los flamantes delegados, que estuvieron acompañados por una amplia representación de sus familias. Uno a uno, los nuevos cargos públicos respondieron a las preguntas de los periodistas. Raquel Morales, de Cs, dejó claro que una de las primeras tareas que afrontarán será reunirse con asociaciones y ciudadanos para que sean escuchados. “Es una oportunidad histórica”, aseguró. Trinidad Rus, responsable de Salud, anunció una auditoría en este servicio para “mejorar la gestión y el dinero público”. “No queremos politizar el área”, argumentó con el objetivo de lograr “la protección de los usuarios y los propios profesionales”. Jesús Estrella, al frente de la “megacartera” de Fomento, Infraestructuras, Ordenación del Territorio, Cultura y Patrimonio Histórico anunció que, en breves fechas, habrá novedades sobre el acuerdo que permita la puesta en marcha del tranvía en la capital y que se buscará que el Museo Íbero siga en manos de la Administración autonómica, sin cesión alguna de la titularidad al Estado, aunque abiertos a la colaboración con este. “Hay que poner la delegación al servicio de los alcaldes, que no sirva de ariete”, apuntó Jesús Estrella que puso como objetivo agilizar los procedimientos para dar el visto bueno a proyectos que afecten al patrimonio jiennense. “Es posible compatibilizarlo”, juzgó. Soledad Aranda, responsable de Agricultura, avanzó que las primeras iniciativas que se tomarán en la delegación servirán de apoyo a la pesca y el desarrollo del sector. “A las organizaciones les digo que cuentan con toda mi colaboración”, apuntó. “Dentro de nuestras cien primeras medidas tenemos un plan estratégico de apoyo al olivar y del agua”, adelantó. Otra de las claves será fomentar el turismo en los espacios protegidos jiennenses.

El titular de Empleo, Formación, Trabajo Autónomo, Francisco Joaquín Martínez, no ocultó su ilusión por asumir el reto que se le presenta y admitió que, con la gran tasa de paro de la provincia, la prioridad es combatirlo. “Hay que converger a las tasas de ocupación nacionales. Hay que dinamizar y acercar la Administración a los agentes económicos, en la medida de mis posibilidades”, afirmó. Antonio Sutil, con otra área mastodóntica, que engloba Educación, Deporte, Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación, precisó que, en estos primeros días, su trabajo se centra en conocer la labor de los profesionales de la “casa”, de los que alabó su buena acogida y colaboración, y conocer los problemas de esta delegación, según él, “tan transversal”. En cuanto a la opinión sobre los centros concertados, aclaró que, en sus palabras, “lo más importante son los niños”, con la idea de atender a todos los colegios por igual. Sobre los centros de menores, como el “conflictivo” Carmen de Michelena de Jaén, no ocultó su interés en lograr que todos los profesionales que trabajen en las distintas áreas, incluida esta, “dispongan de las mejores herramientas para poder abordar su tarea”.