URGENTE

Jaleo por un Conservatorio etéreo

Alumnos y profesores exigen la construcción del centro, prometido en 2010
Ver comentarios
|
26/04/2019

La húmeda mañana de ayer hizo que los alumnos del Conservatorio Superior Andrés de Vandelvira de Jaén no sacaran a pasear sus instrumentos. “Íbamos a manifestarnos con ellos, pero con la lluvia se pueden estropear”, explicó Lucía Caballero, secretaria de la asociación “Mousiké” y representante de los estudiantes en el consejo escolar de un centro que es etéreo, no tiene un edificio propio y eso que, legalmente, está constituido desde 2010. Por eso protestaron, explicó la alumna de Producción y Gestión. Se les junta todo: Están en las instalaciones del Conservatorio Profesional Ramón Garay, en la calle Compañía, un edificio que es pequeño para lo que ellos necesitan. “Tenemos que venir por turnos”, aclaró, porque, literalmente, los 170 alumnos no caben juntos. Pero es que, para colmo, por segunda vez, tendrán que convivir con las obras previstas en este inmueble, un edificio histórico, que la Junta tiene que reformar por su deterioro. En el acto hubo un centenar de personas, entre alumnos y profesores que lograron hacerse notar con sus cánticos y sus vuvuzelas de plástico. Tras la lectura de un manifiesto por parte de la portavoz de los alumnos y otro por el profesor de trompeta Vicente Alcaide, se pusieron en marcha y recorrieron buena parte del centro de la capital jiennense.

Cantaron todo el rato, por algo son alumnos de una escuela en la que se entra por el amor a la música. La primera parada la hicieron frente al Ayuntamiento, donde interpretaron una versión de “Alcohol, alcohol”, pero par dar caña, no como cuando se va de fiesta. “Centro, centro, centro, centro, centro.... hemos venido a exigir, vuestras promesas vais a cumplir”, entonaron. Y es que saben que es necesario el permiso de la Gerencia de Urbanismo para las obras. La Administración local ya culminó la modificación del solar sobre el que se proyecta el conservatorio, en el Bulevar, y, posteriormente, la Agencia Pública Andaluza de Educación presentó el proyecto en el Ayuntamiento para que tramite la licencia, que tiene que pasar por la Comisión de Cultura y Patrimonio. Hay creado un grupo de trabajo, de las dos administraciones, para agilizar los pasos e informar a la comunidad educativa. “Con las elecciones previstas, hemos visto alguna luz pero, sin nuevos movimientos, habrá más manifestaciones”, dijo la representante de los estudiantes que dejó claro que, como mínimo, esperan conseguir que las obras del centro comiencen a principios del próximo curso. De la sede del Gobierno local, se fueron a la Diputación Provincial, que preside el secretario general de los socialistas jiennenes, Francisco Reyes. Al pasar por Bernabé Soriano reinventaron el clásico “Clavelitos”, con la letra: “Andresín, andresín, los políticos no creen en ti”. Los viandantes no les hicieron caso cuando les dijeron “no nos mires, únete”, pero, al menos, tomaron nota de su queja y, más de uno, les saludó con signos de aprobación y ánimo. A gran velocidad y con mucho escándalo, los manifestantes atravesaron el centro y obligaron a cortar varias calles, conforme la autorización concedida por la Subdelegación, y así llegaron a las puertas de la Delegación de Educación, en Martínez Montañés. En su concierto-protesta en movimiento, también usaron los acordes del himno partisano, “Bella Ciao”, para entonar: “Aquí en Jaén, hace 10 años, se prometió un conservatorio superior, pero aquí estamos, tras tanto tiempo, sin un centro propio”. Tras registrar en las dependencias del Gobierno regional sus escritos reivindicativos, le cantaron al delegado del ramo, Antonio Sutil, “discúlpenos por molestarlo, ayayay, pero en la calle Compañía, estamos un poco apretaos”. Les acompañaron políticos del PSOE, Jaén en Común, Podemos y Andalucía Adelante en su protesta.