Actualizado
sábado, 17 agosto 2019
05:04
h
URGENTE

Investigación sobre un incendio mortal

La Policía Judicial examina la nave quemada en Alcalá, un permance en el que perdió la vida el maliense O. B.
  • destrozos. Aspecto en el que quedó la nave incendiada el viernes.
    destrozos. Aspecto en el que quedó la nave incendiada el viernes.

La víctima mortal del incendio ocurrido, el viernes por la tarde, en una nave de Santa Ana (Alcalá la Real) es O. B., de veintitrés años y natural de Malí. La Policía Judicial de la Guardia Civil se desplazó, ayer por la mañana, hasta la pedanía para inspeccionar el inmueble habilitado como vivienda, situado en el camino de la Carraca. El objetivo principal era determinar cómo se habían desarrollado los hechos. Los agentes buscaron indicios para confirmar si se, como se supone en principio, se trató de un accidente o si fuego un fuego intencionado. Según las fuentes, las llamas se declararon junto a unos sofás, alejados de la chimenea. En esos momentos, de acuerdo con el servicio 112, había cuatro inmigrantes en la edificación. El fallecido se refugió en el cuarto de baño pero pereció asfixiado por la humareda. De hecho, en el hospital alcalaíno no se le pudo salvar la vida pese a los intentos para reanimarlo. Otro extranjero fue atendido por humo y por una crisis de ansiedad.

Las autoridades de Malí han comenzado las gestiones para repatriar el cadáver del joven, que solo llevaba unas horas en la nave habilitada como vivienda, donde, según el 112, vivían unas veinte personas. Los ocupantes del inmueble han sido reubicados, como indica Europa Press, en un hostal.

Por otro lado, hay un investigación para determinar si la nave tenía todos los papeles en regla para albergar a los temporeros alojados allí. La edificación sufre severos desperfectos como consecuencia del aparatoso incendio.