Actualizado
martes, 16 julio 2019
12:43
h
URGENTE

Hallan en Mallorca a la joven que su madre buscaba en Jaén

La joven, menor de edad de 16 años, fue interceptada en el aeropuerto de Mallorca por las autoridades policiales
Ver comentarios
|
14/04/2019
  • SANA Y SALVA. Nerea Bonnin, de 16 años, despareció el nueve de octubre.
    SANA Y SALVA. Nerea Bonnin, de 16 años, despareció el nueve de octubre.

Se acabó, en cierta parte, el calvario de la madre de Nerea Bonnin, la joven de Mallorca que se encontraba en paradero desconocido desde el 9 de octubre del año pasado y hasta hace unos días. Al menos, así lo relata su progenitora, María José Sánchez. “Agentes de policía la interceptaron en el aeropuerto de Mallorca”, afirma.

En este sentido, la madre considera que puede respirar tranquila, ya que Nerea está “sana y salva”. Al menos durante estos días. No obstante, hay cosas que no le cuadran a Sánchez. Por ejemplo, que las autoridades no la dejen ver a su hija. “Cuando la cogieron en el aeropuerto se la llevaron a un centro de menores y está a la espera de juicio”, afirma Sánchez, que aclara que el contencioso está relacionado con una denuncia que ella interpuso cuando su Nerea tenía 14 años —ahora está a punto de cumplir 17— por “abuso de la autoridad”. “Una vez que yo denuncié a los agentes, ellos denunciaron a mis dos hijas”, dice.

La voz de alarma saltó en Jaén en febrero, cuando María José Sánchez puso el grito en el cielo porque “la pareja de su hija se la había llevado”. En esta misma línea, la madre aseguró: “Tengo conocimiento de que está en un pueblo de Jaén, pero no me dicen cuál y yo quiero encontrar a mi niña”. Las autoridades, consultadas por este periódico, aseguraron en su momento que sí era cierto que se había interpuesto una denuncia por la desaparición de la menor, pero que en ningún momento se dio aviso para que se iniciara una búsqueda en Jaén. Ahora, con los ánimos un poco más calmados, Nerea ya está en tierras mallorquinas, aunque su madre aún no ha podido verla. “No entiendo el motivo. Mi hija es menor y yo soy su madre y tutora legal”, un final “feliz”, pero no del todo satisfactorio.