Actualizado
lunes, 19 agosto 2019
21:47
h
URGENTE

Una mujer murió y otra resultó herida como consecuencia de un apuñalamiento en el centro de Sidney por el que fue detenido un joven de 21 años con problemas mentales, según las autoridades, que descartaron por ahora que se trata de un incidente de índole terrorista. El sospechoso, Mert Ney, de 21 años, fue interceptado por personas que pasaban por la zona donde se produjeron los hechos, después de que se percataran del apuñalamiento de una mujer de 41 años. La víctima, atacada por la espalda “al azar”, fue evacuada estable a un hospital.

Peatones que se encontraban en ese momento en la zona lograron inmovilizar al sospechoso con una caja y una silla. El superintendente de la Policía de Nueva Gales del Sur, Gavin Wood, confirmó que la intención de esta persona era seguir apuñalando a más gente.

“El agresor estaba solo y por el momento no pensamos que tenga cómplices”, explicó a los medios de comunicación Wood, que dio por superada la “amenaza” y describió como “héroes” a los ciudadanos “valientes” que intercedieron tras el apuñalamiento.

Los rastreos posteriores permitieron localizar el cuerpo sin vida de una mujer de 21 años en un edificio de la zona. Las autoridades también atribuyeron su muerte a un ataque del detenido que, al parecer, según señala la cadena de televisión estadounidense ABC, se había fugado de un centro de internamiento psiquiátrico.

El primer ministro de Australia, Scott Morrison, condenó el “ataque violento” y alabó las “acciones valientes” de los ciudadanos presentes en la zona y que fueron capaces de frenar al agresor, cuya identidad no trascendió inmediatamente a la opinión pública. “No se ha determinado aún las razones de este ataque y la Policía sigue las investigaciones”, afirmó en Twitter.

Las autoridades aclararon que no se investiga este suceso como un “incidente terrorista”, a pesar de que sí detectaron “algunas ideologías relacionadas con el terrorismo” en la información recabada en las últimas horas, según el comisario Mick Fuller. Fuentes policiales aseguraron que Ney gritó “Allahu Akbar” en el momento justo del apuñalamiento.