Actualizado
viernes, 16 agosto 2019
22:43
h
URGENTE

El acusado de falsificar piezas expoliadas en Baeza se defiende

Martín Lechuga Martínez, detenido en la operación contra el expolio de bienes históricos, por estar al frente de un taller en el que, supuestamente, se falsificaban piezas, asegura que su actividad no tiene nada de ilícito. Defiende que su empresa es muy conocida por su calidad y su legalidad.

Ver comentarios
|
16/12/2010

Uno de los 85 detenidos en la operación Carolina-Mosaico es vecino del anejo baezano de Puente del Obispo. Se llama Martín Lechuga Martínez y, supuestamente, está al frente de un taller en el que se falsificaban piezas que, según la Policía Nacional y la Guardia Civil, se hacían pasar por antigüedades, copias casi perfectas de objetos robados en yacimientos de Jaén y otras provincias. Los policías lo arrestaron, el pasado día 1 de diciembre, y lo acusaron de atentado contra el patrimonio histórico y estafa. “Se presentaron en mi casa, con un perito, a las siete de la mañana, y me preguntaron por algunos objetos”, cuenta sobre la llegada de los agentes a su vivienda. 
“Mi empresa es igual que otras catorce que hay en España. Desde hace seis años, trabajo en este oficio y tengo relación con museos, empresas o particulares. No conozco a ese hombre de La Carolina —Jesús Romero Moreno, al que se apunta como el presunto cerebro de la red de expolio y blanqueo de dinero—”, aclara este vecino de Baeza. Sí precisa que está al frente de la firma Remoneda, especializada en la reproducción de obras artísticas, y, por ello, argumenta: “En mi casa no hay nada original, todo lo que tengo son copias. Llevo en esta profesión seis años, vendo a través de internet y he tenido abierto un establecimiento, frente a los Juzgados de Baeza, en la Plaza del Pópulo. No tengo nada que esconder”. En la misma línea, sostiene: “Cualquiera en el mundo de las antigüedades y la numismática me conoce, a mi casa viene todo el mundo”. “Cuando llegue el momento, voy a aportar la documentación que prueba que siempre he trabajado de forma legal. De hecho, yo he colaborado con la Guardia Civil”, abunda Martín Lechuga Martínez que, eso sí, reconoce: “Sé que hay otros señores que se dedican a estafar, pero yo soy honrado, mi negocio no es una tapadera”.
relaciones. A diferencia de lo que aseguró otro de los arrestados, Jesús Romero Moreno, que dijo no conocer al resto de detenidos, (Diario JAEN, 14 de diciembre), Martín Lechuga Martínez aclara que sí tuvo algún tipo de relación con otros acusados. Se trata, sobre todo, de compradores. Precisa que también sabe quién es al agente de la Policía Local de Martos detenido, al haberlo visto en alguna ocasión. Coincidió con él, recuerda, en foros en los que se reúnen expertos y amantes del mundo de las antigüedades.
La operación conjunta de la Guardia Civil y la Policía Nacional contra el expolio permitió la detención de 85 personas, acusadas de delitos como expolio, tráfico de metales preciosos, blanqueo de capital, venta de armas y distribución de droga. Los arrestados son los presuntos miembros de una red, muy organizada, que se dedicaba a actividades como el robo en yacimientos o la venta a través de internet de las piezas. José Rodríguez Cámara/Jaén