Batet pide claridad al Supremo

A su juicio, lo adecuado es que el Tribunal fije criterio para la legislatura sobre las consecuencias de la ley procesal

23 may 2019 / 08:55 H.

La nueva presidenta del Congreso de los Diputados, Meritxell Batet, remitió un escrito a la Sala que juzga el “procés” independentista en el Tribunal Supremo solicitando un informe sobre la aplicación a los cuatro diputados en prisión preventiva del artículo 384 bis de la Ley de Enjuiciamiento Criminal (LeCrim), lo que implicaría suspenderlos de funciones.

Así lo señalaron fuentes del alto tribunal, que añadieron que este escrito se une al enviado ayer por la Fiscalía que instaba a la aplicación dicho precepto legal de forma inmediata a los diputados Oriol Junqueras, Josep Rull, Jordi Turull y Jordi Sánchez, y también al senador Raül Romeva.

La Sala no tiene previsto contestar de inmediato al estar celebrando el juicio, según las mismas fuentes. En declaraciones en el Congreso, Batet explicó que su pretensión es que el Alto Tribunal aclare “qué pueden hacer o no hacer” en el Parlamento los cuatro diputados en situación de prisión preventiva, dado que el auto que permitió su asistencia a la sesión constitutiva del martes solo se refería a ese día. A su juicio, lo adecuado es que el Supremo fije criterio para toda la legislatura sobre las consecuencias de la ley procesal, máxime cuando la función jurisdiccional pertenece en exclusiva al Poder Judicial, “que es el competente para enjuiciar y determinar las consecuencias”. “Creo que la función jurisdiccional corresponde al Poder Judicial, que es quien ha determinado siempre en qué situación quedan las personas en prisión preventiva”, insistió Batet.

Según explicó, tomó la decisión de consultar al Tribunal Supremo porque hay unas funciones que el Reglamento atribuye a la Presidencia de la Cámara, y una de ellas es interesarse por cualquier circunstancia que pueda obstaculizar el ejercicio de funciones de algunos de sus integrantes. Batet aclaró que con este escrito su intención no es dilatar la toma de decisiones por parte del Congreso, sino precisamente todo lo contrario. “Se trata de poner en marcha el proceso adecuado para poder llegar a una decisión lo antes posible”, remarcó.

Y mientras el Supremo examina su escrito, la presidenta convocó a la Mesa del Congreso para este mediodía, y será ahí donde todos los grupos puedan exponer sus posiciones al respecto y donde se decida encargar o no un informe jurídico adicional a los letrados de la Cámara.