Actualizado
lunes, 22 julio 2019
05:10
h
URGENTE

El Real Madrid colocó el 2-0 favorable en la final de la Liga Endesa tras apuntarse una espectacular victoria en el WiZink Center (81-80), donde un triple de Jayce Carroll (25 puntos) a falta de dos segundos coronó una increíble remontada, después de que su equipo haya levantado nueve puntos anotando el doble en poco más de tres minutos. El campeón parecía condenado a falta de tres minutos (63-72), pero nunca perdió la fe y acabó sorprendiendo a un Barça que parecía tener la faena hecha gracias a la inspiración ofensiva de Thomas Heurtel (30 puntos). Carroll fue el héroe de la noche con 25 puntos y el triple que puso patas arriba el pabellón en el último suspiro. Escarmentado por la contundente derrota inicial, el Barça volvió al escenario del “crimen” convencido de que podía pasar de víctima a verdugo en tan solo 48 horas. Lo tuvo en la mano durante 39 minutos y 58 segundos. Su fe nació de una defensa muy activa con ayudas continuas que cortocircuitaron las líneas de pase del Real Madrid y le procuraron una ventaja considerable (7-17, min.10). El equipo local acabó el primer cuarto con tres titulares en valoración negativa, entre ellos un Facundo Campazzo sin la clarividencia del anterior duelo. La sangre en la boca de Adam Hanga, que tuvo que volverse al banquillo al poco de salir para ser curado por los médicos, ilustraba la dureza de un partido no definitivo, pero sí decisivo.