Actualizado
lunes, 19 agosto 2019
13:49
h
URGENTE

Si Tenerife B y Moralo CP, aún con formas distintas, apostaban por un fondo similar en su fútbol, el sorteo ha emparejado al Linares con un conjunto al que cuesta ponerle etiquetas. Dependiendo del contexto, el CF La Nucía es capaz de cambiar permanentemente de traje. Se trata de un equipo tremendamente versátil. En base a su esquema de 4-4-2 se explica parte de esa versatilidad. Y es que, en este play-off, el cuadro alicantino ha mostrado dos versiones principalmente. Al haber jugado en los dos primeras eliminatorias, y también en está próxima, el partido de ida fuera y el de vuelta en casa, su estrategia se ha vestido con trajes diferentes en cada caso. Lejos de su estadio han sido un equipo mucho más propositivo y que ha buscado el gol con firmeza, a sabiendas del valor doble del mismo a domicilio, mientras que en la Ciutat Esportiva Camilo Cano han apostado por resguardarse para contener el resultado, pues ante el Logroñes B y ante el Arandina volvieron a casa con victoria. Sin embargo, como se ha dicho, esa flexibilidad ha estado presente en ambas eliminatorias debido a la idiosincrasia de cada rival. El filial riojano es un conjunto eminentemente creativo que siempre inicia el juego desde atrás y los de Miguel Ángel Martínez no tuvieron reparos en proponer una presión alta que les complicase la tarea. En cambio, ante los de Aranda de Duero optaron por un repliegue bajo cerca de su área, a sabiendas del fútbol directo habitual de su oponente y la dificultad para robarles arriba, ya que nunca asumirían riesgos si eran presionados. Ante el Linares Deportivo, a priori, veremos una versión más cercana a la que mostraron frente al Logroñés B. Y vistas las complicaciones en las que puso el repliegue moralo a los azulillos no se puede decir que sea una noticia del todo mala recibir a un rival que, quizá, deje algunos huecos tras de sí. Por su parte, en fase ofensiva es un colectivo cuya prioridad es llegar rápido a tres cuartos y para ello posee dos armas: entradas por bandas con centro lateral o juego directo. Mediante ambas, La Nucía es capaz de rondar la portería en pocos toques. Con dos hombres por banda entre laterales y extremos, su plan suele ser poner a Mariano y Fran Moreno en el área mediante pelotas desde los costados, ya que la fortaleza física de ambos les hace rematar con relativa facilidad. Pero si el contrario le presiona en salida, no tienen reparos en mutar a un juego directo hacia Mariano, ariete que sabe jugar con su cuerpo a la perfección para bajar cualquier balón del cielo y dejar de cara a Fofo o descargar a banda para luego correr hacia el punto de penalti. Sin embargo, Mariano será baja por acumulación de tarjetas en el partido de ida por lo que el juego directo quizá cobre algo menos de protagonismo. Esa baja supondrá modificaciones en su once, pues aunque mantendrán el 4-4-2 habitual, pueden optar por adelantar a Fran Moreno a la dupla ofensiva junto a Fofo, pasando a Sanjulián al doble pivote e introduciendo a Goku en la pareja de centrales. Pero sea cual sea el once, la previsible vuelta de Fofo al once es la mejor noticia para los alicantinos. Es él quien pone ese aporte diferente al juego. Sus 14 goles le convierten en el goleador del equipo, aunque la fortaleza de los de Miguel Ángel Martínez reside en el grupo. Porque, por encima de todo, el La Nucía se trata de un colectivo muy bien trabajado en el campo.