Juventud y juego alegre

El capitán del Linares Deportivo, Jonathan Rosales analiza la eliminatoria ante el filial tinerfeño

22 may 2019 / 10:54 H.

Tiempo de playoff, momento culmen de la temporada, los partidos en los que se juega todo y se define el balance de todo un año. Así afronta el Linares Deportivo su primera eliminatoria por el ascenso, en la que se medirá al filial del Tenerife, con el primer partido este domingo en tierras insulares, presumiblemente a las doce de la mañana, hora canaria, aunque el club no oficializó la hora del encuentro.

El capitán del equipo linarense, Jonathan Rosales, analizó al rival y el estado actual de su equipo, en lo que definió como una eliminatoria “igualada” y “muy disputada” ante el Tenerife B.

“Sabemos que van a plantear un juego alegre y que nos permitirán jugar, pero eso no quiere decir que ellos no sepan jugar bien”, aseguró antes de apuntar que se trata de un equipo “de gente joven que quiere demostrar que puede llegar al primer equipo”.

Rosales calificó como “un arma de doble filo” el hecho de jugar el partido de vuelta en casa, ya que en una eliminatoria abierta que llegue a los minutos finales igualadas, un gol visitante es difícil de remontar. “Antiguamente siempre se quería jugar la vuelta en casa. Últimamente en las eliminatorias se ha visto que es un peligro. La cuestión es que nos lo hemos ganado por quedar segundos de grupo” y remarcó que intentarán “hacer un partido serio y traer un buen resultado para rematar la eliminatoria en casa” en el encuentro de vuelta que se disputará en el campo de Linarejos.

Al ser preguntado sobre la posible diferencia de nivel entre grupos, Rosales no quitó mérito al rival, ya que, afirmó, “son muchos equipos en cada grupo y si han quedado entre los cuatro primeros es que han hecho las cosas muy bien”. El capitán apuntó a una eliminatoria “igualada” y “muy disputada” ente el filial tinerfeño.

trabajo. La realidad es que en las próximas fechas el Linares se juega toda la temporada y los resultados de la liga regular servirán de poco si no se logra el ascenso. “Gracias al buen trabajo que hemos hecho, clasificándonos con mucha antelación, pudimos tener tiempo para preparar los playoffs”, aseveró Rosales, que expresó la situación de la plantilla en estos momentos: “Estamos ansiosos y tenemos muchas ganas de que llegue el partido del domingo”. El equipo cuenta con Miguelito, Sergio y Dani en proceso de recuperación y esperan que estén disponibles.

Si nos ceñimos a los números, estos encasillan al Tenerife B como el rival con menor promedio de puntos por partido de todos los cuartos clasificados. Sin embargo, el dato guarda truco y es que el equipo de Leandro Cabrera ‘Mazinho’ ha ido de menos a más, llegando al play-off en una dinámica extraordinaria, tras una racha de 19 puntos sobre 21 posibles.

Sobre el verde, los isleños dibujan un 4-2-3-1 que en la práctica muta casi a un 4-4-2 en el que su enganche forma una doble punta junto al delantero. A grandes rasgos se puede decir que este curso los tinerfeños han sumado un plus en solidez y carácter, lo que les hace un conjunto mentalmente más preparado para enfrentar una fase de ascenso. Se trata de un equipo intenso y correoso que crece a partir de su defensa. Un filial menos formativo en cuanto al juego pero más adaptado a lo que suele exige la Tercera División.

En cuanto al fútbol ofensivo, la apuesta es clara. El cuadro canario hace del juego directo y vertical su gran aval competitivo. No se prodiga en posesiones estériles ni de control. Tiene centrales y mediocentros con buen rango de pase por lo que su plan reside en buscar rápidamente a los hombres de banda, ya sea al pie o, especialmente, a espaldas de los laterales rivales. Arriba no juegan con delanteros de gran envergadura sino con atacantes con mucha movilidad fuera del área.

Además de su juego por bandas, el Tenerife B es un equipo muy poderoso en el balón parado ofensivo. Posee buenos lanzadores y aun mejores rematadores. Sin embargo, en la estrategia defensiva no brillan de la misma forma. El guardameta, Otaño, ha sufrido muchísimo toda la temporada en cada balón aéreo que ha sobrevolado su área y ahí el Linares tiene una diana sobre la que hacer daño con Josema como protagonista. Por otra parte, puede decirse que su gran debe es la lentitud de sus centrales. No son precisamente rápidos por lo que suele optar por defender en bloque bajo cerca de su área, con el fin de que la espalda de sus zagueros no quede exigida.

En clave Linares Deportivo, hay algo que puede resultar determinante y es la inexistencia en el rival de un destructor de juego en medio campo. El Tenerife B defiende por colectivo más que por individualidades y si los de Arsenal son capaces de hilvanar minutos de posesión al filial le costará evitar que esas posesiones se alarguen con continuidad.

En defensa cabe destacar a Fede, central reconvertido al lateral derecho, fuerte e intenso en la marca. Será el bastión que Barba y Espejo tendrán que superar. En el centro del campo la figura de Javi Alonso sobresale especialmente. Buena técnica para iniciar el juego y encontrar a los hombres de arriba pero también contundencia si el partido lo requiere. Arriba, Borja Llarena es la gran figura. Desequilibrio y gol colman su hoja de servicios. Faridi, por su parte, pone el vértigo por banda. En ese flanco izquierdo hace un buen tándem con Jeremy, aunque es cierto que en su fútbol predomina más la potencia que la técnica individual. Teniendo en cuenta que esa será la banda de Miguelito, se antoja vital el rendimiento de Rosales y Fran Lara para compensar cada subida del carrilero.