URGENTE
La parroquia de Fuerte del Rey organiza, dentro de la Misión Diocesana, un concierto

Lleva más de quince años en los escenarios de siete países, cuatro discos profesionales editados, premios y reconocimientos... Son muchos sus méritos profesionales, a los que hay que añadir el de profesor de Literatura. Hoy, a las nueve y media de la noche, ofrecerá un concierto con toda su banda en Fuerte del Rey, organizado por la parroquia con motivo de la Misión Diocesana.

—¿Cómo surge su pasión por la música?

—Cuando miro hacia atrás siempre recuerdo una guitarra sonando en mi casa. Todos mis hermanos cantaban y tocaban. Además, mi pueblo, Puente Genil, es una ciudad muy musical en la que la fe se transmite con naturalidad a propósito de la peculiar forma de celebrar la Cuaresma y Semana Santa. Creo que todo eso influyó para que se despertara en mí esa inquietud.

—¿A quién van dirigidas las letras que compone?

—Ciertamente soy libre cuando compongo. No busco atender a un tipo de público como si fueran clientes potenciales. No me dedico a la música. Escribo lo que vivo. Es cierto que los que se sienten atraídos por mi música son los que están en búsqueda, los que tienen necesidad de esperanza o los que tienen la fe como hilo primordial. Aunque a lo largo de todos estos años no dejo de sorprenderme ante los que se acercan y comparten emocionados sus impresiones al escuchar alguna de mis canciones, muchos de ellos ajenos a sentimientos religiosos.

—Está catalogado como cantautor católico, ¿cree necesaria o importante este tipo de música en el contexto actual?

—En mi caso es un distintivo necesario. No quiero jugar a dos bandas para llegar a un mayor tipo de público, escribiendo canciones tan superficiales que no digan nada ni lleguen a nadie. Estoy convencido de que Cristo está vivo y ha tocado mi corazón. Si eso no es lo más importante, entonces nada tiene importancia.

—¿Cuántos trabajos tiene, actualmente, en el mercado?

—Hasta 2011 solo había publicado maquetas muy básicas, pero a través de las cuales empezaron a conocerme en España y América. A partir de ese año he sumado tres discos profesionales y un musical. Esperamos terminar en 2019 mi quinta producción.

—¿Qué proyectos tiene en mente ahora?

—Llegar al cielo con mi familia, que no es poco (risas). A nivel musical, no lo sé. Dios me va sorprendiendo. Hay países a los que nunca pensé que iba a ir y que ya tengo en la agenda. Lo que llegue será para bien, y damos gracias a Dios.

—¿Cómo será el concierto?

—La expectación del concierto nos está sorprendiendo. A medida que pasan los años se va incrementando esa curiosidad cuando llegamos a los sitios porque vamos siendo más conocidos. Preveo que será un concierto intenso, con sentimientos a flor de piel, de esos que nos cambian a los que tocamos y a los que escuchan. No dejará indiferente a nadie. Espero que haya muy pocos que se lamenten no haber podido ir. Vamos a Fuerte del Rey a tocar, pero a tocar el corazón.

El tiempo - Tutiempo.net