Actualizado
viernes, 19 julio 2019
21:07
h
URGENTE

Los matices del vino de Arbuniel

Kasler abre su taller de catas con un crianza de 2014 y un cosecha de Casería Los Alfarjes
  • CATA. Felipe de la Calzada y María de los Ángeles Córdoba, de Casería Los Alfarjes; Antonio Quiles, cliente de kasler; Juan Casado, gerente de Kasler, y Jesús Melero, de la Galería de Vinos Caldos.
    CATA. Felipe de la Calzada y María de los Ángeles Córdoba, de Casería Los Alfarjes; Antonio Quiles, cliente de kasler; Juan Casado, gerente de Kasler, y Jesús Melero, de la Galería de Vinos Caldos.

Una cena para aprender a saborear lo mejor de la tierra. Kasler celebró el primero de sus talleres de catas en esta tercera temporada y lo hizo con un producto de Jaén: el vino de Arbuniel de Casería Los Alfarjes. Un producto que apenas lleva una temporada en el mercado, pero que llega pisando fuerte para colarse entre los caldos de más calidad.

Con los comensales, estuvieron sus responsables, Felipe de la Calzada y María de los Ángeles Córdoba, encargados de presentar sus vinos, un cosecha de 2013 y un crianza de 2014. Eran, de hecho, las que utilizaron para esta cata, algunas de las últimas botellas que les quedan en la bodega. Ya, hasta junio, no tendrán más vino, adelanta De la Calzada, porque sacan una producción pequeña, pero mimada al máximo, de las 4.000 vides que rodean su bodega.

De las variedades Tempranillo, Cabernet, Sauvignon y Merlot, sus caldos, define el productor, tienen “mucho cuerpo y color”, son aromáticos y con un retrogusto importante. “El cosecha se caracteriza por su suavidad y por matices de frutas maduras y en el crianza se aprecian aromas de vainilla y canela y tostado”, destaca.

Con experiencia desde 1998, con una producción solo para el ámbito familiar, fue en 2011 cuando empezaron con el proyecto de ampliación de la bodega y, en 2013, la terminaron para entrar en el mercado. Y su única finalidad, dice Felipe de la Calzada, es luchar por la calidad, hacer un vino renombrado, que sea referente. Una lucha que nace de una profunda afición por encima del interés comercial, como explica. Esta cata de Kasler es la segunda que hacen al público, además de las que disfrutan los visitantes de su bodega.

Unas doce personas participaron en esta primera cata, que además de disfrutar y aprender sobre los vinos de Arbuniel, disfrutaron de platos como bombones de queso de cabra con nueces, hojaldre de vieira y trigueros y costillas de cerdo a baja temperatura, entre otros.

Hoy, habrá una nueva cata, esta vez, protagonizada por Aceites Supremo. Será a las nueve de la noche y todavía quedan plazas disponibles.