Actualizado
miércoles, 17 julio 2019
02:11
h
URGENTE

Pasión cofrade eternizada

La sala de exposiciones Gaspar Baeza acoge 27 trabajos sobre Semana Santa

El olor a incienso serpentea por las calles. Se escucha de fondo el eco de los tambores. Se advierte quizás, camuflado por los murmullos, un sonido de palio. Emite el capataz la voz de mando. El pueblo calla, solemne y expectante. Con el corazón encogido, ve pasar otro año a su Cristo, a su Virgen. En su memoria, aunque repleta, no duda en hacer un hueco para, en el futuro, poder rescatar al instante el momento, que anima, que reconforta, que cura.

Sin embargo, puede llegar el momento en el que las facultades del cofrade fallen, bien porque sucumba al ciclón de dificultades que en su camino encuentra a diario, bien porque el cerebro, ya ajado por los años, haya perdido su brío. El recuerdo de aquella procesión que marcó su fervor religioso aún late con timidez, pero necesita un estímulo que consiga devolverle toda su fuerza, quizás un son de corneta, quizás el aroma de un cirio, quizás el tacto de un cíngulo, quizás una fotografía.

Es posible que con esa meta, la de dejar constancia perenne de los más íntimos detalles que rodean la celebración de la Semana Santa, ocho fotógrafos de Baeza —José Delgado, Curro Galiano, Juan García, Antonio García, Pedro Narváez, José Quesada, Pedro Salcedo, Cristóbal Tornero y Nono Tornero— tuvieran la idea de poner en marcha la Exposición Fotográfica Colectiva “Cristóbal Cruz”, impulsados por la peso de la figura del célebre fotógrafo, indispensable para entender la historia de la Semana de Pasión en la ciudad Patrimonio de la Humanidad captada a través del objetivo.

Cinco años después, la sala de exposiciones Gaspar Baeza acoge, desde su inauguración, el pasado 4 de abril, y hasta el próximo día 21 de este mes, coincidiendo con el Domingo de Resurrección, una nueva edición de la iniciativa, en la que a través de los veintisiete trabajos exhibidos se pretende ofrecer una perspectiva de lo que podría llamarse el lado costumbrista de la Semana Santa baezana, siempre desde el particular prisma de cada uno de los profesionales implicados.