Multitudinaria presentación de Susana Díaz

La presidenta andaluza es “arropada” por los líderes históricos de su partido

27 mar 2017 / 11:32 H.

Un baño de masas. La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, anunció formalmente su candidatura a la Secretaría general del PSOE en Madrid. Lo hizo rodeada de más de seis mil militantes y simpatizantes y de los antiguos dirigentes socialistas, desde “el compromiso y la ilusión”, y reclamó el apoyo de todos los socialistas para “devolver la ilusión” y “volver a ganar”.

“Sola no soy capaz de hacerlo, necesito todo el apoyo del partido, os pido ayuda para que el PSOE vuelva a liderar un proyecto que se haga cargo de España, que me ayudéis y acompañéis”, reclamó Díaz, constantemente interrumpida por los aplausos de los miles de asistentes que llenaron a rebosar el pabellón. La también secretaria general del PSOE-A reivindicó un proyecto que “lleve a gobernar” desde “la victoria” electoral, con la intención de conseguir las victorias que cosecharon los expresidentes Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero, y pidió asimismo que se recupere “la fraternidad” entre compañeros socialistas, empezando por el recorrido hacia la Secretaría general que ahora comienza para ella. “Os pido que estas primarias no se conviertan en una carrera de halagos ni de marketing; que hagamos unas primarias limpias, que nos están mirando”, manifestó desde el inicio de su discurso.

“Me siento contenta y feliz porque tengo el orgullo, el honor de anunciar mi candidatura a la Secretaría general del PSOE”, dijo una entusiasmada Díaz, que solicitó a los militantes que salgan a decir que son “el PSOE” y que están aquí “por el PSOE y por España”. En sus continuas llamadas a la colaboración de los militantes subrayó que “el partido está por escribir” y advirtió que recorrerá “todos los rincones del país” e irá “agrupación por agrupación”, para pedir que “el PSOE sea cien por cien PSOE”.

Además, en el inicio de su intervención la dirigente andaluza hizo un prolijo repaso a los logros en educación o sanidad de los “barones” socialistas presentes en el acto —Guillermo Fernández Vara, Emiliano García Page, Javier Lambán y Ximo Puig—; ensalzó que el presidente de la gestora, Javier Fernández, que no asistió para mantener la imparcialidad del órgano, dejará “un PSOE mejor para una España mejor” e incluso dedicó unas palabras de gratitud hacia la balear Francina Armengol, próxima a Patxi López. Orgullosa del trabajo de los alcaldes y de quienes “han abierto puertas” en cargos institucionales, como Carme Chacón, José Bono, Elena Valenciano, Alfredo Pérez Rubalcaba o Matilde Fernández, por estar “siempre dispuestos a hacer cien por cien PSOE”, aseguró la dirigente andaluza, que tampoco escatimó elogios hacia los expresidentes del Gobierno Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero. “Llevó al país a la modernidad, fue el arquitecto de la educación y la sanidad pública”, aseveró del primero. “La persona que nos trajo la paz, que ayudó desde un proyecto colectivo a acabar con el terrorismo, y la igualdad entre hombres y mujeres”, ensalzó del segundo. Así, tras referirse al “orgullo” del pasado del partido, afirmó que es “del PSOE al cien por cien” pero, a renglón seguido, advirtió que “nunca” sentirá que el Partido Socialista le “pertenezca”. “No voy a permitir que nadie diga que el PSOE es de Susana Díaz, porque es de todos, es vuestra casa”, aclamó con todo el auditorio en pie, cuando también volvió a aludir a su condición de andaluza de “familia humilde” y a la “casta de fontaneros” de la que procede. La candidata a dirigir el PSOE también realizó autocrítica y avisó de que es “consciente” de sus fallos y de que tiene “cosas que mejorar”, para “pulir y profundizar” y para “aprender de los errores”, y en la casi una hora que duró su discurso declaró que los ciudadanos no votarán al PSOE “por lo que hicieron Felipe o Zapatero, sino por lo que son capaces de hacer en el futuro”. “Habrá que decirles cómo nos vamos a enfrentar contra los grandes desafíos”, dijo. En ese punto insistió en que los desafíos son “la lucha contra la pobreza y la desigualdad”, los populismos, “que corren el mundo”, y la lucha contra los nacionalismos para que “nadie levante muros ni barreras”. Hay que garantizar que los ciudadanos vivan mejor, que haya mejor educación y una universidad moderna, que premie el talento y reconozca el esfuerzo”, aseguró.