URGENTE

Hay una idea que, desde el primer momento, deslizó Ciudadanos para hablar de con quién iba a pactar en comunidades autónomas y ayuntamientos tras los resultados del 26M: los acuerdos con el PSOE serán una “excepción”, es decir, los socios “preferentes” son el PP. El discurso es el mismo en todos los foros en los que hablan sus dirigentes, desde la sede central, en la calle de Alcalá de Madrid, al cuartel general de esta fuerza en Jaén, en el Gran Eje. Pero la máxima conduce a un aparente un callejón sin salida en el caso de la capital jiennense. Y es que, Cs, que tiene la llave del Gobierno local, al considerar como primera pareja de baile para un pacto a los populares, se obliga a depender de otra fuerza, en este caso Vox. Ahí entra en escena el otro planteamiento de partido naranja que consiste en vetar a Vox en cualquier negociación y, además, no cederle poder alguno en futuros ayuntamientos en los que tengan la vara de mando o ayuden al PP a tenerla. Ayer, lo recordó en el Parlamento regional la secretaria de Organización de Ciudadanos, Mar Hormigo, en una reunión en la que, junto a otros miembros de su partido, se reunió con altos cargos del PP para hablar de posibles cogobiernos, entre ellos, el jiennense y, ante los medios, dejó claro que no había inconveniente para alianzas con los socialistas, en caso de que respalden bajadas de impuestos y mayor participación vecinal y regeneración.

A estas dos premisas hay que añadir otra clave en la capital de la provincia, que casi transciende del plano político y se va a lo personal. La número uno Vox para la Alcaldía de Jaén, Salud Anguita, que estará en el próximo pleno, al igual que su segundo, fue cabeza de lista por Ciudadanos en 2015. A las puertas de su expulsión, poco después de que comenzara el mandato, tras aprobar el PP su liberación para garantizarse una estabilidad que no le brindaba la mayoría simple que logró en las urnas, abandonó la disciplina de este partido y, tras una etapa como no adscrita, en 2017, se hizo de Vox para ejercer como concejal de este partido. En sus contadas declaraciones públicas, la coordinadora local y candidata a la Alcaldía de Cs en Jaén, María Cantos, ya advirtió que sería imposible entablar cualquier negociación con ella, que era impensable que entrara en un futuro Gobierno local y que, como mucho, se avendría a una “fórmula a la andaluza”, es decir, que votara a favor o se abstuviera, en el pleno de investidura del próximo día 15, para respaldar el acuerdo que los naranjas alcanzaran. Esta respuesta sirve tanto si Cantos y los otros tres ediles electos de su grupo suman con el PSOE, que tiene 11 como fuerza más votada, o con el PP que, tras unos resultados malos, solo cuentan con 8 escaños en la Corporación. De todos modos, en este último caso, daría igual, porque los naranjas y los del puño y la rosa, con 15 asientos, tendría una mayoría suficiente.

El alejamiento con Vox y sus preferencias de Cs Jaén para buscar aliados ya las conocen en la dirección nacional naranja. La ejecutiva local se reunió y elaboró un documento que envió al comité negociador nacional para que lo tengan en cuentan a la hora de tomar una decisión que, como explicó la portavoz provincial, Raquel Morales, será “coordinada”. La última palabra la tendrá el núcleo duro del partido de Albert Rivera, pero su gente en la capital jiennense espera que tengan en cuenta lo que ellos dicen, todo será más fácil. Se anuncia que, a principios de la próxima semana, se despejarán dudas. No hay mucho más tiempo, ya que el sábado 15 de junio se entrega la vara de mando y se sabrá si Jaén es una “excepción” o no.

claves

el alcalde. El máximo responsable municipal, Javier Márquez, candidato del PP a la Alcaldía no habla sobre su futuro. Solo dijo, en la noche electoral, que se ofrecía para dialogar con Cs y Vox. La dirección nacional de su partido está a favor de ello.

en bloque. El PP busca garantizar las alcaldías de Jaén, Córdoba y Granada, donde necesita a Cs y Vox. Ciudadanos no dejó claro que estuviera dispuesto a negociar futuros gobiernos por lotes.