Actualizado
lunes, 24 septiembre 2018
20:54
h
URGENTE

Villatorres ofrece su albergue para 24 menores inmigrantes

Negociaciones entre el Ayuntamiento, la Junta de Andalucía y Cruz Roja Española
  • A LA ESPERA. Exterior del edificio del abergue de trabajadores temporeros de Villargordo.
    A LA ESPERA. Exterior del edificio del abergue de trabajadores temporeros de Villargordo.

El municipio de Villatorres —con menos de 4.500 habitantes— sigue empeñado en hacer un gesto tangible que evidencie su apoyo a los más desfavorecidos. Transcurridos más de dos años y medio desde que se ofreció para alojar refugiados de la crisis humanitaria siria, pese a no conseguir el respaldo del anterior Gobierno, vuelve a la carga con otra propuesta. Ahora pretende acoger a menores inmigrantes que llegan en pateras en el edificio del Albergue de Temporeros.

El alcalde, Sebastián López, asegura que, hace unas semanas, después de la emergencia humanitaria del buque, envió una comunicación al Ejecutivo que preside Pedro Sánchez y a la Junta de Andalucía. Señala que tanto la Administración central como la autonómica le han remitido escritos de agradecimiento. Sin embargo, en el caso del Gabinete de Susana Díaz, según parece, la idea no cae en saco roto. El responsable municipal detalla que se han puesto en contacto con él para el asunto tanto la delegada territorial de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, Teresa Vega, como responsables de Cruz Roja en la provincia. Añade que para la puesta en marcha de la iniciativa falta que las otras dos partes alcancen un acuerdo.

López detalla que la Junta mantiene conversaciones con Cruz Roja y otras organizaciones porque los recursos de los que dispone están desbordados ante la llegada de niños y adolescentes. Pendientes del acuerdo, la Junta está con otras entidades para acoger a estos niños. “Nosotros estamos preparados ya. Como si mañana quieren que vengan”, explica el responsable de Villatorres.

El albergue se encuentra junto a la circunvalación de Villargordo, en un lugar muy accesible. El alcalde remarca que tiene capacidad para veinticuatro personas y califica de “dignas” las dependencias. Constan de dormitorios para varones y féminas con literas, salón, cocina y patio. Las instalaciones, que se ubican en un antiguo matadero y se han acondicionado gracias a sucesivas inversiones. De hecho, de acuerdo con Sebastián López, hay comprometida una partida para acometer nuevas mejoras en el recinto público.

Al equipo de Gobierno, en manos de Izquierda Unida, no le importa tener que buscar una solución para los temporeros que llegarán en la próxima campaña de la aceituna. No obstante, reclama que si llegan los menores, el Ayuntamiento necesitará recursos técnicos como psicólogos y personal médico. La implicación municipal llega a tal punto que incluso mantiene en pie la oferta para que lleguen refugiados.

El Ayuntamiento cuenta con una partida específica anual de 10.000 euros para ayuda al desarrollo. El dinero se invierte en proyectos en Congo, Iberoamérica y Filipinas, a través de organizaciones como Cruz Roja. Además, cuenta con un consejo local específico de Asuntos Sociales y Solidaridad. “Creemos que la mejor manera de actuar es en el origen”, manifiesta el responsable de Villatorres. Para el alcalde, la solidaridad tiene argumentos históricos y sociales, además de los propiamente humanitarios. Por ejemplo, Sebastián López recuerda que, hacia 1950, Villargordo alcanzó los 5.300 habitantes, que en cuestión de veinte años habían disminuido prácticamente a la mitad. “Esa gente se repartió por España y otros países. Si nos toca ser acogedores es de justicia”, resume. Por otra parte, resalta la importancia de la inmigración en el desarrollo de Villatorres. “Gracias a las divisas que enviaban los emigrantes décadas atrás, aquí se construyeron calles enteras gracias a esas remesas”, concluye López.