Actualizado
lunes, 12 noviembre 2018
13:32
h
URGENTE

Vecinos de Bailén protestan “por un cementerio digno”

El colectivo de afectados pedirá al Obispado que anule el contrato del servicio
Ver comentarios
  • PROTESTA. Numerosos vecinos de Bailén participan en la manifestación convocada para pedir mejoras en el cementerio.
    PROTESTA. Numerosos vecinos de Bailén participan en la manifestación convocada para pedir mejoras en el cementerio.

Como estaba previsto, los vecinos de Bailén acudieron a la llamada de la Asociación de Afectados por el Cementerio Parroquial. Una manifestación que, celebrada ayer, partió desde la puerta del camposanto hasta la Plaza de la Constitución y recibió el respaldo de casi medio millar de vecinos. Al grito de “Manos arriba, esto es un atraco” o “Vete, Daganzo, que Bailén está muy harto”, la manifestación recorrió el tramo establecido por la organización hasta llegar a la plaza donde se unieron más bailenenses. Encabezaba por la presidenta del colectivo, María Teresa Márquez, el alcalde de la ciudad, Luis Mariano Camacho, y la teniente de alcalde, Nieves Rusillo, junto a vecinos.

En torno a ocho de la tarde, hacía entrada la manifestación en la plaza de la Constitución. Allí, la presidenta de la Asociación de Afectados por el Cementerio Parroquial leyó un manifiesto y mostró el malestar del colectivo con la empresa adjudicataria Antonio y Daganzo. En el mismo, Márquez pidió al obispado que se anule el contrato con dicha empresa, asegurando que los únicos dueños del cementerio y de los nichos son los propios bailenenses. “Queremos que el obispado rompa el contrato y que se ponga a subasta para que lo adjudiquen a una empresa que esté a la altura y haga un mantenimiento del camposanto”, señaló la presidenta.

Hay que recordar que el pasado 1 de enero entró en vigor un acuerdo firmado entre las tres partes: obispado, empresa adjudicataria y asociación de afectados. Sin embargo, tal y como matiza Márquez, “la empresa sí está cumpliendo el acuerdo pero está añadiendo conceptos que no estaban estipulados, consiguiendo encarecer de manera considerable la factura”. Puso como ejemplo cómo se está cobrando por un nicho de tercera fila casi 4.000 euros o cómo una de las paredes del cementerio se ha rajado y entra agua con la lluvia. Así las cosas, está prevista para el miércoles una reunión, en Jaén, con el Obispado para seguir tratando el tema, aunque no ha sido invitada la empresa.