Actualizado
sábado, 22 septiembre 2018
19:52
h
URGENTE

Unos encierros para todos

Los astados recorrieron las calles del municipio en un día histórico para los vecinos
Ver comentarios
|
16/09/2018

Villacarrillo llega a su último día de fiestas patronales 2018. Esta noche, si el tiempo no lo impide, los fuegos piro-musicales pondrán el broche para concluir unas fiestas muy participativas y largas. El primero de los conciertos fue el viernes día 7, con Ecos del Rocío y, desde entonces, las actividades no pararon de desarrollarse con pocas incidencias como el aplazamiento de las actividades del domingo pasado por la noche, que se pudieron celebrar al siguiente lunes.

Ayer, fue una de los días más espectaculares en Villacarrillo, ya que se congregó en la ciudad a cientos de personas, atraídos sobre todo, por el encierro histórico que se vivió con los toros de Partido de Resina, 6 astados que hicieron el recorrido en manada desde los corrales situados en la “era de los molinos” y hasta la plaza de toros. El único herido registrado en los encierros se produjo en la cuesta final de entrada al coso taurino, cuando un mozo cayó delante de la manada al escurrirse, siendo pisado en un hombro por uno de los toros del que milagrosamente se salvó de ser envestido. Rápidamente, fue introducido en la enfermería de la plaza que se sitúa justo enfrente donde ocurrió el percance, y desde ahí, evacuado al hospital de Úbeda para realizarle una mejor exploración con la que poder comprobar si tenía daños mayores de forma interna. Por la tarde, ya se encontraba en el municipio. Afortunadamente, fue el único incidente durante la carrera y en días previos. Para velar por la seguridad de todos los participantes en las festejos populares, ayer se vivió uno de los mayores despliegues que se ha realizado hasta el momento por parte de la agrupación comarcal de la Cruz Roja. Más de 20 personas componían el dispositivo que incluyó tres ambulancias y una unidad de comunicaciones y coordinación, desde donde se realizó el control de todos sus integrantes. Además, también se habilitó una enfermería en el tramo de los encierros situado en la conocida como “curva de Maculé”, en el final de la calle Ministro Benavides e inicio de Santa Ángela. La seguridad también se garantizó gracias a Policía Local, Guardia Civil y agentes de seguridad contratados por el Ayuntamiento, quienes velaron por el cumplimiento de las normas del encierro que, sobre todo, buscaban el respeto a los animales, puesto que su destino era ser lidiados en la corrida de la tarde. La carrera fue muy limpia y rápida, con menos velocidad que los encierros anteriores, pero con un paso constante que nunca se detuvo. Los más atrevidos pudieron correr junto a los toros durante alguno de los tramos del recorrido hasta llegar a la plaza. Un trayecto que fue retransmitido en directo vía redes sociales con importante despliegue humano y técnico, a lo que se sumó Diario JAÉN, a través de sus redes sociales, con una emisión en directo desde los encierros y su ambiente. Una vez encerrados los toros, el numeroso público que se congregó en la plaza, disfrutó de una suelta de vaquillas para que los aficionados pudieran divertirse en el albero villacarrillense. Tras el festejo popular, el rejoneador Diego Ventura mostró ante el público dos de los caballos que llevó a Villacarrillo para participar en la corrida mixta de la tarde. Un gesto que fue muy aplaudido por todos. Mientras en corrales, los empleados municipales y colaboradores, bajo las estrechas órdenes de la empresa gestora Arte y Sur, procedieron a enchiquerar los toros de la corrida, siempre bajo la supervisión de las autoridades, que no perdieron de vista todos los encierros.