Actualizado
lunes, 16 julio 2018
22:34
h
URGENTE

Una primera noche “tranquila”

El exalcalde de Huesa ya cumple condena en el Centro Penitenciario de Jaén
Ver comentarios
  • DURO TRANCE. Javier Gómez Sevilla ingresó en prisión arropado por más de medio centenar de vecinos de Huesa.
    DURO TRANCE. Javier Gómez Sevilla ingresó en prisión arropado por más de medio centenar de vecinos de Huesa.

Tras una tarde de muchos nervios y emociones, la primera noche de Javier Gómez Sevilla en el Centro Penitenciario fue “tranquila”. Su familia pudo verlo durante unos minutos tras las primeras horas de internamiento en el que cumplirá la condena impuesta por el Tribunal Supremo de tres años y medio. El exalcalde de Huesa ya conoce el funcionamiento de la prisión y ahora trata de adaptarse a la nueva rutina. Estos meses los aprovechará para estudiar y “desoxidar” su inglés, ya que trabajó, durante varios años, antes de llegar a Huesa, para una empresa americana. Mientras tanto, fuera, la defensa prepara la petición del tercer grado.

Gómez Sevilla entró en la cárcel el pasado lunes, a media tarde, arropado por más de medio centenar de vecinos de Huesa, que han defendido durante todo el proceso su honradez y la desproporcionalidad de la condena, además de excompañeros de su partido, entre ellos, los máximos responsables, como son Francisco Reyes, secretario general del PSOE de Jaén, su presidenta y el secretario de Organización, Francisca Medina y Jacinto Viedma, respectivamente. El exalcalde de Huesa había agotado el plazo dado por la Sección Tercera de la Audiencia de Jaén para hacer efectivo su ingreso voluntario y comenzar a cumplir la condena de tres años y dos meses de cárcel dictada desde el Tribunal Supremo por un delito de falsedad documental. Tras la denegación del indulto por parte del Consejo de Ministros, su ingreso en prisión era inminente. De hecho, la Audiencia rechazó la moratoria solicitada desde la defensa, que había pedido retrasar el ingreso en prisión del exalcalde hasta el próximo 31 de enero. Esta se justificó en la necesidad de cerrar el año fiscal de los clientes de la gestoría que dirige Javier Gómez en Huesa, principal medio de vida de la familia. “Hemos trabajado día y noche durante las últimas semanas para tratar de cerrar la parte más complicada para la mayoría de clientes”, dice su esposa, María Jesús Lamarca. No en vano, queda trabajo por hacer y han contratado a un auxiliar que ayude a mantener el negocio familiar.

El exalcalde de Huesa, con una entereza sorprendente, saludó y agradeció la presencia de sus compañeros y vecinos para acompañarlo en este duro trance de la entrada a prisión. Allí tendrá que estar hasta que se resuelva la concesión del tercer grado y es que, tal y como explicó su abogado, Javier Pulido, ese es el siguiente paso en este proceso judicial que comenzó. La defensa, de esta forma, trabajará para que se le clasifique inicialmente en tercer grado penitenciario, lo que le permitiría cumplir la pena en un régimen de semilibertad y así no pasar por los dos meses del periodo de observación previo a la clasificación.

En este sentido, su defensa sostiene que cumple con todos los requisitos establecidos en el artículo 72.3 de la Ley Penitenciaria para que desde el primer momento tenga la clasificación de tercer grado, ya que carece de antecedentes, la causa tiene una antigüedad superior a ocho años y no ha habido ningún perjuicio económico para las arcas públicas.

el recurso

La Audiencia Provincial solo condenó a Javier Gómez Sevilla a seis meses inhabilitación por un delito de certificación falsa, consistente en utilizar fondos de subvenciones libradas para ejecutar un proyecto determinado en el pago de jornales derivados de otro proyecto para que los trabajadores consiguieran las peonadas para el subsidio agrario. Tras el recurso, el Tribunal Supremo subió la condena a tres años y dos meses de prisión.