Actualizado
martes, 25 septiembre 2018
13:52
h
URGENTE

Un programa humilde que se vive muy intensamente

Diario JAÉN estuvo presente en las fiestas que el municipio dedica a San Bartolomé y entregó una edición exclusiva del periódico con la medalla del patrón

El municipio jiennense de Villarrodrigo finalizó ayer sus celebraciones en honor de uno de los patronos del pueblo, San Bartolomé. Las fiestas de agosto son muy esperadas por los vecinos debido al periodo vacacional de la época estival, que permite reunir a todos los familiares y allegados.

Villarrodrigo es, sin duda alguna, uno de los pueblos con más encanto de la provincia. Está situado en la comarca de la Sierra de Segura, pero no forma parte del Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas. La economía del municipio se sustenta básicamente en la agricultura. Más de la mitad de la superficie total del término está dedicada al cultivo del olivar, principalmente de secano, aunque existe también terreno dedicado a prados, pastizales y terreno forestal.

El alcalde, José Ángel Olivas, no recuerda los años que llevan celebrándose estas fiestas en honor de San Bartolomé, debido a la antigüedad de las mismas. Cuenta, además, que se llevan a cabo distintas actividades durante la semana previa a este día, aunque, en los últimos años, esta programación se concentró en la feria de septiembre en honor de la Virgen de Albanchez.

Dentro de las actividades que se organizaron durante toda la semana se encuentran: el cine de verano, programa en el que colabora la Diputación de Jaén; actividades acuáticas para niños en la piscina municipal que “el año pasado fueron un éxito y hemos decidido repetir”, afirmó el alcalde, y además, se celebró una verbena la víspera del 24 que es muy bien acogida todos los años.

“El día grande comienza con el pasacalles de la banda de música, “Los Mismos”, a las nueve de la mañana. Tras este se celebra una misa y, justo después, es la procesión de San Bartolome. Al término de la procesión, la banda de música da un concierto en la plaza de las Cuatro Esquinas y a las ocho vuelve a dar otro. Finalmente, el día concluye con una velada flamenca. El día en general es muy intenso”, explicó Olivas.

El alcalde diferenció esta pequeña feria con las celebraciones dedicadas a la patrona. “En septiembre se incluyen encierros de reses bravas y, aunque en estos días se reciben muchos familiares que viven en lugares como Valencia y Cataluña, me atrevería a decir que son más las personas que acuden a ver a la Virgen. Me consta que hay familias que se piden esos días para poder venir a Villarrodrigo, ya que aquí sí respetamos el día de la patrona, caiga en el día de la semana que caiga”.

Música. Otra de las historias más llamativas y que merece la pena contar es la de la banda de música que, durante estos días, y desde hace mucho tiempo animó las fiestas en este municipio.

Con mucha gracia e ingenio, eligió esta banda su nombre, “Los Mismos”, y es que desde hace 45 años procesionan delante de las imágenes de Villarrodrigo. La mayor parte del grupo lleva más de 40 años trayendo su música a este municipio desde Tarazona de la Mancha (Albacete).

Uno de ellos es Ramón Bonal, que a sus 90 años es el integrante más mayor de la banda y, este año, acudió por última vez junto a su amado saxofón para despedirse de los patronos de la que considera su segunda casa, en la que pasó años de su infancia.