Actualizado
martes, 14 agosto 2018
19:35
h
URGENTE

Un prestigioso reconocimiento

Antonio Segura y Javier Menéndez recogen el Premio Internacional Castillo de Canena de Investigación Oleícola
  • ENTREGA. Dan Flynn, Javier Menéndez, Rosa Vañó, Francisco Vañó, Antonio Segura y Juan Gómez, en una fotografía de familia, durante el acto en Canena.
    ENTREGA. Dan Flynn, Javier Menéndez, Rosa Vañó, Francisco Vañó, Antonio Segura y Juan Gómez, en una fotografía de familia, durante el acto en Canena.

Un trabajo de investigación sobre las propiedades del aceite de oliva virgen extra que recibe sus frutos gracias a un prestigioso galardón. El castillo de Canena fue el marco que albergó el acto de entrega del IV Premio Internacional Castillo de Canena de Investigación Oleícola Luis Vañó. Un reconocimiento que, este año, recayó en Antonio Segura y Javier Menéndez, investigadores del Centro Tecnológico de Investigación y Desarrollo del Alimento Funcional y del Instituto de Investigación Biomédica de Girona-Instituto Catalán de Oncología.

Los autores recibieron, ayer, la mencionada distinción, con la que se puso de relieve su importante labor acerca de un inhibidor metabolo-epigenético natural de las células madre tumorales presente en el “oro líquido”. El premio, dotado con 6.000 euros y placa acreditativa, fue convocado por la prestigiosa empresa oleícola jiennense con el apoyo de la Universidad de Jaén y la Universidad de California en Davis (UC David), de Estados Unidos.

El director general de Castillo de Canena, Francisco Vañó, destacó que a la presente edición de este premio se presentaron hasta quince trabajos, lo que supone, según sus palabras, “el récord absoluto en estas cuatro ediciones”. “Son trabajos muy enjundiosos e interesantes, que apuntan a un vector que para el sector es muy importante, que es la innovación”, agregó. Vañó apuntó que el aceite de oliva tiene 5.000 años de historia y admitió: “Todavía tenemos muchísimo camino por recorrer y, precisamente, este premio de hoy lo que hace es estudiar y descubrir que un componente minoritario del aceite de oliva extra es un inhibidor de las células madres tumorales. Creo que puede ser un hallazgo realmente interesante para todos, para los consumidores y para los productores”, dijo el empresario.

En el acto de entrega del galardón también estuvieron presentes el rector de la Universidad de Jaén, Juan Gómez, la directora comercial de “Castillo de Canena”, Rosa Vañó, y Dan Flynn, director ejecutivo de la Universidad de California en Davis. El rector de la UJA manifestó que, en el binomio innovación-investigación en el aceite de oliva, “ha de estar detrás la Universidad”, ya que “aporta todo lo que tiene que ver con innovación e investigación en este sector”. A juicio de Gómez, “hay que premiar los trabajos que destacan aspectos innovadores del sector, diferentes a los tradicionales”. En ese sentido, destacó que la UJA participa en la elección del trabajo ganador, como parte del jurado calificador, junto a investigadores de la Universidad de California Davis. El director ejecutivo de la institución americana evidenció que los trabajos presentados fueron “espectaculares”. “El trabajo premiado fue el gran vencedor porque pone de manifiesto una serie de combinaciones químicas dentro del aceite de oliva que puede significar un antes y un después en la investigación del cáncer”, apuntó Flynn.

en detalle

Antonio Segura explicó que con esta investigación se demuestra que una propiedad inherente al aceite de oliva extra, “unos compuestos minoritarios, los polifenoles, tienen una capacidad bioactiva bastante alta y lo que hemos hecho es demostrar esa capacidad anticancerígena”. “Tenemos que conseguir que esa molécula, que tiene una actividad antitumoral en el laboratorio, con animales, donde inyectamos tumores, puede llevarse a humanos”, dijo, por su parte, Javier Menéndez.