Actualizado
viernes, 21 septiembre 2018
22:30
h
URGENTE

Un municipio construido sobre los cimientos de personas “con corazón”

Arquillos es un pueblo con historia. Desde 1254 existen documentos que datan la existencia de este lugar, que surgió como un proyecto ligado a la colonización de Sierra Morena, puesto en marcha por Carlos III. El municipio es la puerta que da la bienvenida a la comarca del Condado, un paso obligado en las vías de Granada a Cuenca y de Valencia a Sevilla. Pero sus orígenes no son solo lo más destacable de este lugar. Residen en Arquillos 1.836 vecinos, que llenan de vida las calles de esta “colonización”. Diario JAÉN valora la hospitalidad de los arquilleros y, por ello, se le concede el premio Jaén Única en recompensa a las personas que forman parte de este acogedor lugar. En Arquillos no importa de dónde se proceda.

Los habitantes están dispuestos a crear un ambiente perfecto para que el pueblo se convierta en el hogar de cada visitante. Así lo asegura su alcalde, Miguel Ángel Manrique, que se muestra totalmente orgulloso y agradecido por lograr el galardón. “Es una alegría inmensa para la gente del pueblo recibir este premio. Los arquilleros se basan en la hospitalidad y la sencillez”, asegura Manrique. Asimismo, deja claro que la participación del vecindario en cualquier actividad es “total”, y prueba de ello es el incremento de turistas que ha recibido los últimos tiempos. “Es un pueblo lleno de grandes personas con buenos corazones, un pueblo cuyo elemento más importante es la gente que vive en él”, asevera el regidor.

Arquillos es capaz de parar el tiempo a través de su representativa Torre del Reloj, un símbolo de poder característico del reinado de Carlos III. Junto con esto, el municipio tiene como joya de la corona a la iglesia de la Inmaculada Concepción, que alberga siglos de fe. Además, la naturaleza reina en este pueblo gracias a la Dehesa de las Peralejas, un bosque que protege a varias especies de animales en peligro de extinción, como la cigüeña negra y el águila real. Los arquilleros viven gracias a la agricultura y el cultivo, que son el motor principal para mantener la belleza del municipio. Pero Arquillos nunca dejará escapar a sus visitantes si no prueban su principal manjar: los periconos de San Antón, unos deliciosos dulces que coronan la visita a este municipio de El Condado.