Actualizado
domingo, 23 septiembre 2018
14:00
h
URGENTE

Teatro histórico en San Lorenzo

Subtitulo a una línea a cinco columnas va del cpo 22

La iglesia de San Lorenzo, espacio recuperado para la cultura por la Fundación Huerta de San Antonio (FHsA), es uno de los lugares junto con el teatro Ideal Cinema y la Sinagoga del Agua que, este año, acogen la vigesimotercera edición de la Muestra de Teatro de Otoño de Úbeda.

En concreto, San Lorenzo el pasado fin de semana, albergó las dos propuestas que la cita escénica planteaba. Por un lado el viernes a las nueve y media de la noche comenzó la obra “Pieza de guerra”, compuesta por textos de Vicente Blasco Ibáñez, Gaziel, Josep Pla y José María del Valle-Inclán sobre la I Guerra Mundial. Un montaje en el que actuaron Ana Fernández y Emilio Gutiérrez Caba.

La obra enmarcada dentro del ciclo de teatro clásico e histórico de la cita otoñal del arte escénico, está basada en una serie de escritos de literatos españoles que pudieron ver el horror de los escenarios de tal conflagración. Textos en los que estos escritores de primera línea exponían sus opiniones sobre distintos aspectos de la guerra no sólo en crónicas periodísticas sino también creando, a partir de anécdotas y pequeños sucesos, relatos o cuentos sobre la misma. Un espectáculo con hilo cronológico y argumental, sustentado por imágenes y sonidos que “trasladaron” a los espectadores hasta la Europa desgarrada de hace justo cien años.

El montaje dirigido por Gutiérrez Caba se dividió en dos partes. La primera se centró en la lucha brutal que se libró en el frente occidental, el más cercano a España y el que, por ello, más llamó la atención de los escritores españoles. Así, gracias a “Los cuatro jinetes del Apocalipsis, de Vicente Blasco Ibáñez el espectador se situó en plena ofensiva alemana y al París acosado por la guerra, sometido a los bombardeos aéreos y de la artillería alemana, a través de los escritos de Azorín.

Por otro lado, el sábado la compañía de Salvador Collado, de Toledo, presentó “Cisneros, la línea de tiza”, de José Luis de Blas, e interpretada por Roberto Quintana, Eugenio Jiménez y Chiqui García; bajo la dirección de Roberto Quintana. Una obra que se desarrolla en octubre de 1517, cuando el rey Carlos I, con tan solo diecisiete años llega a Asturias desde Flandes, desembarcando en Villaviciosa. Es inminente su encuentro con el Cardenal Cisneros, regente de sus reinos de España. Aunque ese encuentro se dilatara en el tiempo a pesar de los esfuerzos e interés del Cardenal de Toledo. El prelado, con más de ochenta años, se cree aún útil para los intereses de España, ya que piensa que los asesores extranjeros del joven rey solo ven a España como un simple botín. Un montaje que conmemora el quinto centenario de la muerte de uno de los hombres más relevantes de España.