Actualizado
martes, 25 septiembre 2018
20:40
h
URGENTE

Las Escuelas de Verano de Don Bosco cumplen 16 años

Cincuenta niños disfrutan, durante el estío, de actividades lúdicas y culturales
  • MENORES. Asistentes a la Escuela de Verano Don Bosco mientras ensayaban un baile junto a sus monitores.
    MENORES. Asistentes a la Escuela de Verano Don Bosco mientras ensayaban un baile junto a sus monitores.

Durante los meses de estío, la Fundación Don Bosco pone en marcha las Escuelas de Verano. Como cada año participan en ellas, entre niños y niñas, un total de 50 asistentes, con una lista de espera de 30 más. Un campamento que está dirigido a pequeños de 3 a 12 años.

La iniciativa comenzó su andadura hace 16 años. Ofrece actividades lúdicas y de apoyo educativo a niños de todos los puntos de la ciudad. Los doce primeros años los hacía en horario de tarde, pero en los últimos años se amplió a las mañanas. La sede de estas colonias es el antiguo colegio Matemático Gallego Díaz. Así, los menores que participan en esta Escuela de Verano disfrutan de clases de apoyo escolar, talleres de cine, yincanas y diversas manualidades. “Es una intervención socio-educativa de ocio y tiempo libre”, como manifestó Idoia Ruiz, coordinadora del campamento y miembro de la fundación.

Estas actividades se complementarán con otras, como puede ser la visita realizada a Ubedíes Artesanía, taller de esparto de los hermanos Pedro Antonio y Jesús Blanco Ubalde, que ya es la cuarta generación de una familia de artesanos ubetenses, para que los pequeños conozcan uno de los oficios típicos de la ciudad. Además, de la mano de Ana Basagoiti, responsable de “La Cocinita de Anita”, realizaron un taller de cocina para fomentar, entre los más pequeños, hábitos de alimentación saludables. Y, cómo no, para combatir las elevadas temperaturas, los asistentes a la escuela de verano junto a sus monitores acuden a las piscinas municipales, donde, además de refrescarse, comparten una jornada de convivencia. Según comenta Ruiz, entre todas las actividades que se realizan a lo largo del verano, esta es una de las que más gusta a los menores que suelen realizarla cada jueves.

La Escuela de Verano cerrará sus puertas el próximo viernes, no sin antes realizar una serie de actividades de coexistencia, en la que participarán los progenitores de los menores que han asistido al campamento. Todos los años realizan una salida fuera del municipio, en esta edición visitarán al Centro de Interpretación de las Batallas de las Navas de Tolosa, ubicado en Santa Elena, un acontecimiento militar que cambió la historia de Europa a principios del siglo XIII. Posteriormente, los menores, acompañados por los monitores, se desplazarán a la piscina municipal de La Carolina. Además, la organización, durante los meses de verano, garantiza, gracias a una subvención que recibe de la Junta de Andalucía incluida en el Plan de Garantía Alimentaria, tres de las cinco recomendadas comidas básicas para los niños —desayuno, comida y merienda—. Ya que la gran mayoría de los padres que apuntan a sus hijos a esta Escuela de Verano se encuentran en paro o pueden caer en la exclusión social.