Actualizado
sábado, 22 septiembre 2018
19:52
h
URGENTE

La tercera edición de Shopping Night une comercio y cultura

Actuaciones en directo para animar las compras en la zona comercial y propuestas para acercar la música a todos los públicos

La música inundó las calles del Centro Comercial Abierto de la ciudad, dentro de una actividad comercial y cultural promovida por la Asociación Local de Comercio, Industria y Servicios (Alciser) y la Asociación Cultural “Amigos de la Música”. Esta iniciativa, que este año celebra su tercera edición, es conocida como “Shopping Night”. El objetivo que buscan estos dos colectivos es, por un lado, acercar la cita cultural por excelencia de la primavera, como es el Festival Internacional de Música y Danza “Ciudad de Úbeda” y, por otro potenciar un ambiente festivo y lúdico que genere movimiento para atraer a posible clientes y animar el comercio local. Los establecimientos abrieron hasta medianoche, con suculentas ofertas, además de agasajar a sus clientes con una copa de cava.

Los setenta y un comercios participantes repartieron papeletas entre los compradores para un sorteo que se realizó pasada la medianoche. En el Claro de San Isidoro se colocó, como es tradicional, un piano de cola, donde los amantes de la música pudieron demostrar sus dotes y conocimiento de la técnica. Además, diferentes grupos musicales, de manera itinerante, recorrieron las calles comerciales de la ciudad. Entre las formaciones que participaron en la animación musical estuvieron: “Alberto, puro saxo”, “Pizarrines” y “U-Black”. El plato fuerte de estas actuaciones musicales fue sin duda el espectáculo “Floten tecles”, a cargo de David Moreno, un pianista y percusionista que canta a seis metros de altura. La tapa de su instrumento pasa a ser una pantalla de cine, en la que se proyectó un cortometraje, a la que el músico en directo le pone banda sonora, además de interactuar, a lo largo de su espectáculo, con los personajes e imágenes que aparecen en película. Durante 35 minutos, David Moreno encandiló y atrajo la atención del público congregado en esta zona de la ciudad para disfrutar de su virtuosismo al piano, pero con la dificultad añadida de encontrarse “suspendido” en el aire. La ciudad de Los Cerros se convirtió una vez más en el referente comercial y cultural de la comarca de La Loma.