Actualizado
domingo, 23 septiembre 2018
20:44
h
URGENTE

El Renacimiento “toma” la ciudad

Numerosas novedades integran la programación de las tradicionales fiestas

La décimo cuarta edición de las Fiestas del Renacimiento ya está en la calle. La actividad conmemora el nombramiento de la Unesco de Úbeda y Baeza como ciudades Patrimonio de la Humanidad, hecho que tuvo lugar el 3 de julio de 2003. Durante cuatro días, el casco antiguo se sumergirá o retrocederá a la época renacentista, gracias al mercado y tabernas instaladas para la ocasión.

Se trata de una edición en la que los colectivos y empresas locales juegan un especial protagonismo, pues, tal y como ocurrió el año pasado, desde las concejalías de Festejos y Participación Ciudadana se ha impulsado, por segundo año consecutivo, un taller de corte y confección de trajes, vestido, banderolas y pendones renacentistas. En concreto, en 2016 se elaboraron 45 trajes y 30 banderas que decoraron lugares tan representativos como el Palacio Vázquez de Molina o el Palacio del Deán Ortega. Este año se han cosido más de 40 trajes y han aumentado los de hombre y niño. Además, hay banderas aéreas que decorarán la calle Real.

La principal novedad de este año es que todas las actividades se realizarán en horario de tarde para evitar las horas de calor y facilitar el acceso a la ciudadanía a los espectáculos, que son de lo más variado y dirigidos a todos los públicos. En cuanto a los festejos se refiere, comenzaron ayer con la apertura del mercado y tabernas renacentista en torno a la siete y media de la tarde. Posteriormente se produjo la entrada del emperador Carlos I de España y V de Alemania, acompañado por su séquito real, que recorrió las principales calles de la ciudad ubetense. Carlos I hizo una singular parada en la Plaza de Andalucía, en la que juró guardar los privilegios, fueros y mercedes concedidas a la ciudad por sus antecesores. Una vez acabada la representación en este singular lugar, el emperador y su séquito continuaron con su itinerario hasta llegar al casco antiguo e inaugurar, oficialmente, el mercado. A partir de la llegada del cortejo imperial se sucedieron numerosas actividades, tanto en la zona monumental como en el Hospital de Santiago. De esta forma, además de pasacalles, desfiles y exhibiciones del grupo histórico de abanderados de Italia hubo un espectáculo de bailes renacentistas a cargo del grupo Syntagma Musicum. También hubo espacio para el encuentro de Bandas de Música “Úbeda, Ciudad del Renacimiento”, en el que participó la Asociación Musical “Emilio Cano” de Membrilla, organizado por la Agrupación Musical Ubetense. Paralelamente, en el Hospital de Santiago se llevó a cabo una observación astronómica con reproducciones de telescopios de época. La noche fue divertida en un entorno único.