Actualizado
viernes, 16 noviembre 2018
09:30
h
URGENTE

Echanove pone voz a Lorca

Falla, Granados, Ravel, Debussy y Mompou suenan en el “Ciudad de Úbeda”
  • MÚSICA. Juan Echanove y la pianista Azumi Nishizawa durante el recital ofrecido en el Ideal Cinema.
    MÚSICA. Juan Echanove y la pianista Azumi Nishizawa durante el recital ofrecido en el Ideal Cinema.

El público ubetense, por segundo año consecutivo, puede disfrutar de la presencia de uno de los actores más reconocidos del panorama español. Se trata de Juan Echanove, que estuvo acompañado de Azumi Nishizawa, una de las mejores pianistas japonesas del momento. Juntos ofrecieron en el teatro Idea Cinema un recital, dentro de la programación del Festival Internacional de Música y Danza “Ciudad de Úbeda”.

El espectáculo fue ofrecido por Echanove y Nishizawa bajo el título “Federico en la Memoria- Lanoche amarilla”. Con una exquisita dialéctica y un registro de voz envidiable, el actor adentró al respetable en algunos de los textos más íntimos del poeta de Fuente Vaqueros. Se trata de una dramatización, cuya puesta en escena ha sido pensada y creada por el actor. Echanove indicó, en más de una ocasión, la grandísima admiración que profesa a Lorca, personaje al que dio vida, a finales de los 90, con la obra “Cómo canta una ciudad de noviembre”, dirigida por Lluis Pasqual. El trabajo le hizo merecedor al Premio Ercilla, a la mejor interpretación teatral, e invitó a acercarse a la Granada más lorquiana, embriagándose de sus sonidos y ambientes.

Asimismo, Nishizawa en sus propuestas artísticas está muy vinculada a la música española. Ambos se adentraron al respetable en las más bellas páginas de la música de Falla, Debussy, Mompou, Granados, Ravel y de los textos más íntimos del poeta de la Generación del 27, Federico García Lorca. Fue un espectáculo cargado de sentimientos, emociones, sonidos, palabras y de marcados silencios, gracias a la magistral unión entre voz y piano. Fue una auténtica experiencia para los sentidos, con una puesta en escena muy elegante y cuidada, y una complicidad latente entre ambos artistas y el ambiente intimista del Ideal Cinema.