Actualizado
jueves, 15 noviembre 2018
19:57
h
URGENTE

Devoción por “La Chiquitilla”

El próximo domingo será el traslado de la Virgen de Guadalupe a su santuario

El día amaneció nublado en la Ciudad de Los Cerros y pronto hicieron acto de presencia las primeras gotas de lluvia. Sin embargo, ni siquiera las nubes ni el agua consiguieron que los ubetenses faltaran a la solemne fiesta principal celebrada en la Basílica Menor de Santa María de los Reales Alcázares. Una eucaristía que fue presidida por el arcipreste de Úbeda, el rector y y capellán del templo y consiliario de la Real Archicofradía de Nuestra Señora de Guadalupe, patrona y alcaldesa perpetua del municipio, Antonio Vela, quien estuvo acompañado por sacerdotes y clero en general de la ciudad patrimonial. Una misa en la que participó la Agrupación Coral Virgen de Guadalupe, hermana honoraria.

Finalmente, el cielo no dio un respiro y se cumplieron los peores pronósticos, motivo por el cual la magna procesión de la Virgen de Guadalupe, que estaba previsto saliera a las ocho de la tarde de la Basílica de Santa María de los Reales Alcázares, no pudo realizar su recorrido procesional por las principales calles del casco antiguo hasta llegar a la Iglesia de la Santísima Trinidad. Quedándose en el templo los hermanos de la Real Archicofradía, representantes de las hermandades de Semana Santa, asociaciones religiosas de la ciudad, así como las autoridades civiles y militares que debían formar parte de la comitiva. Igualmente, tampoco pudieron acompañar a la “Chiquitilla del Gavellar”, la romera mayor, infantil, damas de honor y resto de romeros del CEIP “Sebastián de Córdoba”, pues, como manda la tradición, cada año es un centro educativo el que tiene el honor de que sus alumnos sean romeros de la patrona de Úbeda.

Asimismo, tampoco pudieron desfilar junto a la Virgen de Guadalupe, decenas de mujeres de todas las edades que, atendiendo al llamamiento realizado por la Real Archicofradía, acudieron al templo ataviadas con la mantilla española típica de estas solemnes ocasiones. Así, y tras reunirse en varias ocasiones la junta directiva de la Real Archicofradía, se decidió aplazar la procesión a las doce de la mañana de hoy para no poner en peligro la riqueza del patrimonio que alberga la hermandad.

Con la magna procesión se pondrá fin a una serie de actos que se han organizado en honor de la patrona de todos los ubetenses, que comenzaron el 23 de agosto con la veneración de la Virgen de Guadalupe en su talla original. Ya el 30 de agosto, arrancó la solemne novena que terminó el pasado viernes. Novena en la que las cofradías de Semana Santa y coros rocieros de Úbeda, y otros municipios vecinos como Torreperogil y Sabiote, han ocupado un lugar destacado. También, en la noche del 7 al 8 de septiembre, sobre las once y media de la noche, los cohetes anunciaron que comenzaba la evocación de la aparición la “Chiquitilla del Gavellar”.