Actualizado
miércoles, 14 noviembre 2018
20:37
h
URGENTE

Broche dorado para quince años

Cientos de personas de todas las edades disfrutan con los actos de las Fiestas del Renacimiento

Impresionante el ambiente vivido los días que duró la decimoquinta edición de las Fiestas del Renacimiento, una convocatoria muy especial pues representó el colofón a un mes en el que se desarrollaron más de 140 actividades para conmemorar los quince años de la inclusión de Úbeda en la lista de Ciudades Patrimonio de la Humanidad promovida por la Unesco. Las fiestas fueron impulsadas por la administración local en colaboración con distintas asociaciones y colectivos, que sin duda han dotado a estas fiestas un carácter único, diferenciándolas de cuantas se celebran en la Ciudad de los Cerros.

Así, la Plaza de Vázquez de Molina y las calles aledañas han regresado por unos días a una época en la que Úbeda fue muy importante, tanto en cultura, arquitectura y arte. Las vías públicas y los palacios se han adornado para la ocasión con banderolas y pendones aéreos. Un ambiente renacentista al que han contribuido algunas de las actividades que se han desarrollado, con música y danzas típicas de la época. Algunas de ellas muy vistosas como los desfiles y exhibiciones del grupo histórico de abanderados de Italia, que han hecho las delicias del público congregado a lo largo y ancho del mercado. Pero no todo ha sido fiesta y bullicio, pues también en la jornada de ayer hubo momentos de recogimiento, como la santa misa al estilo de la época, interpretada por los seises del Salvador, celebrada en la Sacra Capilla de El Salvador, eucaristía que dejó momentos únicos, tanto por la belleza del lugar, por el que pasan miles de turistas a lo largo del año y de la que habló el escritor ubetense, Jesús Maeso de la Torre, durante su intervención en el acto institucional conmemorativo del quince aniversario del nombramiento de Úbeda como Ciudad Patrimonio de la Humanidad, pues Maeso fue en su infancia seise de El Salvador, y fue cuando descubrió la maravillosa arquitectura que atesora la Sacra Capilla. Belleza resaltada por las voces mágicas de los menores que forman parte del grupo de seises. Igualmente en el Palacio de Anguís de Medinilla, a las 21:30 horas, el grupo Syntagma Musicum ofreció un concierto extraordinario de música instrumental del renacimiento de las Cortes Europeas. Colectivo que lleva años investigado este periodo histórico, rigor manifiesto en todas y cada una de las actuaciones ofrecidas a lo largo de las Fiestas del Renacimiento.

Además los visitantes, grandes y pequeños, como en días anteriores, pudieron disfrutar de un baile de gigantes y cabezudos en honor a Carlos V, paseos de ocas y ogros, pasacalles con música a cargo de diferentes grupos, renacentista y folk, a cargo entre otros de Wyrdamur, para ambientar el mercado. Asimismo para poner el punto y final a la XV edición de las fiestas renacentistas el público disfrutó de dos espectáculos en la monumental Plaza de Vázquez de Molina. Uno de danza del vientre y otro de fuego, malabares y telas aéreas, de extraordinaria belleza, y que encogió el corazón por momentos del respetable.

VISITAS DE “ÚBEDA POR LA cULTURA”
idcon=13402248;order=12

Aunque las Fiestas del Renacimiento han acabado todavía queda actividades incluidas dentro de la programación especial para conmemorar el décimo quinto aniversario de la inclusión de Úbeda en la lista de Ciudades Patrimonio, como las visitas guiadas, e carácter gratuito que realiza la Asociación Úbeda por la cultura. La próxima cita será el próximo sábado, a las 10:30 horas por Santa María de los Reales Alcázares.