Actualizado
martes, 25 septiembre 2018
20:40
h
URGENTE

“Da mucho gusto que se reconozcan más de tres décadas de duro trabajo”

|
22/01/2018

Lucía Franco Molina es un ejemplo de éxito empresarial. Junto con su esposo, José Manuel Ledesma de la Cruz, gestiona un grupo que cuenta con cuatro hoteles y decenas de plazas de alojamiento. Se ubican en los términos de Santo Tomé —Noguera de la Sierpe—, La Iruela —Los Enebros—, Santiago-Pontones —El Madroñal— y Carmona (Sevilla) —Hacienda Santa Ana—. Natural del municipio tomeseño, siempre ha estado vincualda con la hostelería, en la que empezó de la mano de un negocio de su padre, el Bar Taxidermista. Lucía Franco recuerda que los comienzos por cuenta propia, allá por 1986, fueron muy humildes, en una barbacoa que solo funcionaba como servicio de bar y piscina en verano. Ese fue el germen de Noguera de la Sierpe, que ha experimentado sucesivas ampliaciones desde esos momentos.

La empresaria considera que el secreto de su éxito está en la constancia y en el esfuerzo continuo. “Me gusta está al pie del cañón, presente siempre que puedo. A la gente le encanta que la persona que dirige la empresa esté allí. Se encuentran como en su casa y eso es una forma de fidelizar al cliente”, explica. De hecho detalla que, los padres y, luego, los hijos y los nietos de muchas famlias de toda España han pasado por sus establecimientos en este tiempo. Sobre el galardón que recibirá en la Gala Jaén Mujer afirma: “Agradezco a Diario JAÉN que se haya acordado de mí. Da mucho gusto que se valoren tres décadas de duro trabajo en ese sector económico”.

Señala que por pertenecer al sexo femenino nunca ha tenido problemas. “Nunca me ha ido mal ni me he sentido discriminada por nadie. Donde he ido me han atendido”, resume. Valora que sus hijas, Sandra y África, así como su otro vástago, Enrique, se dediquen al negocio o a actividades relacionadas con la hostelería. Por otro lado subraya la evolución de la actividad en los últimos años. A juicio de Lucía Franco, la crisis supuso un antes y un después, con cambios en el comportamiento del cliente. “Nos hemos adaptado a la situación y hemos salido adelante sin problemas. Desde hace unos años estamos muy presentes en las redes sociales”, manifiesta la responsable de los alojamientos.