Actualizado
miércoles, 24 abril 2019
12:11
h
URGENTE

El nuevo PGOU está más cerca

El alcalde, Manuel Anguita, muestra su deseo de que la aprobación inicial llegue antes del fin del actual mandato
Ver comentarios
  • PROYECTO DE CIUDAD. Vista del casco urbano tosiriano.
    PROYECTO DE CIUDAD. Vista del casco urbano tosiriano.

La situación de los últimos años en cuanto al desarrollo urbanístico de Torredonjimeno parece un poco más cerca de alcanzar la luz al final del túnel. El nuevo PGOU, que puso en marcha el actual equipo de Gobierno del Ayuntamiento tosiriano, se encuentra en pleno proceso de redacción, y la intención, tal y como manifestó el alcalde, Manuel Anguita (PSOE), es la de, en sus palabras, “hacer todo lo posible para que, al menos, consigamos la aprobación inicial antes de que acabe este mandato”. El objetivo, por lo tanto, es que la población conozca cuál es la propuesta de desarrollo urbanístico. El regidor confía en que sea aprobada por unanimidad por los grupos políticos “para dar tranquilidad en este sentido a los ciudadanos”. No obstante, Anguita advierte de “vamos con los tiempos muy ajustados”.

La consecución de esta aprobación supondría el primer paso para la culminación final de un proceso que comenzó en enero de 2016, cuando el actual equipo de Gobierno, formado por IU y el PSOE, presidido entonces por Juan Ortega (IU), anunció su decisión de empezar un nuevo proyecto de redacción de PGOU, ante el carácter “irrealizable” del que estaba en vigor. Según dijo, el documento había sufrido diversas modificaciones en los últimos años, desde su primera aprobación, en 2009. Es por ello que, tal y como manifiesta ahora Anguita, “optamos por romper la relación contractual con la empresa que lo estaba redactando y emprender un proceso de licitación para que una nueva empresa llevara las riendas de la redacción”. A pesar de que la intención del equipo de Gobierno era aprovechar el trabajo previo realizado, como apuntó, “las nuevas modificaciones nos hicieron tener que empezar desde cero”. Esa decisión supuso, en primer lugar, la pérdida de los más de 700.000 euros invertidos por el Consistorio desde 2002, cuando se empezó a redactar el nuevo PGOU para cumplir con los cambios introducidos en la Ley de Ordenación de Urbanismo en Andalucía (LOUA), hasta 2016, y, en segundo, de la devolución de los en torno a 100.000 euros de subvención que recibió el Ayuntamiento presidido por Miguel Anguita (IU) para emprender ese proyecto de renovación del anterior PGOU, aprobado el 12 de enero de 1984. Este último punto fue confirmado por el delegado de Medio Ambiente y Ordenación del territorio, Juan Eugenio Ortega, hace tres años, si bien fuentes municipales afirman que sólo tuvo que devolverse la cuantía equivalente al trabajo realizado hasta esa fecha. A estos gastos se suman los en torno a 100.000 euros invertidos en el nuevo proyecto de redacción de PGOU, que comenzó a redactarse en 2016, de los que unos 60.000 corresponden al proyecto inicial de licitación, que ganó la empresa Planeo, y el resto, a aspectos medioambientales. A pesar de todo ello, la postura del equipo de Gobierno es firme, “Fue una apuesta política”, explica responsable municipal, que hace hincapié en lo “necesario” que era proyectar el modelo de ciudad adecuado para Torredonjimeno.

UN largo proceso

La llegada de Javier Checa (PA) a la Alcaldía trajo consigo cambios en el proyecto de nuevo PGOU emprendido por Miguel Anguita (IU). Checa creó un departamento de Urbanismo dedicado en exclusiva al proyecto y contrató a nuevos técnicos. María Teresa Rodríguez (PA) y Cosme Moreno (IU) no cambiaron la situación, hasta que, en 2008, este último decidió sacar a licitación el proyecto. El técnico Marcial Rodrigo y su equipo se hicieron con el mismo.

EL PROYECTO SE PARALIZA

La aprobación inicial del PGOU fue publicada en el Boletín Oficial de la Provincia en 2009 y llegaron alegaciones de vecinos y empresarios. Los técnicos municipales se remitieron a las modificaciones que se añadirían a la aprobación provisional. En 2013, con Maribel Lozano (PP) como alcaldesa, se llevó a pleno, pero ante las quejas y la falta de consenso, los populares, que gobernaban en minoría, decidieron posponer la aprobación, que aún no ha llegado.