Actualizado
domingo, 23 septiembre 2018
20:44
h
URGENTE

Susto de La Loma a Mengíbar por el estruendo de dos cazas

“Explosión” al romper la barrera del sonido dos aviones militares

La primera llamada al Servicio 112, a las 12:50 de ayer, alertaba de una fuerte explosión. Luego se recibió otra y otra más, así, hasta una veintena, según confirman fuentes del centro, procedentes de Úbeda, Baeza y otros puntos de la comarca de La Loma, Linares, Bailén y Mengíbar. En esta franja de la provincia, que se extiende a lo largo de unos cincuenta kilómetros, también hubo quien telefoneó a la Guardia Civil, otros marcaron el 091 y se lo dijeron a la Policía Local. Ante tanto revuelo, el 112 tramitó el aviso, para saber lo que había ocurrido, lo mismo que hicieron las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad. Sobre el terreno, nada. Ni llamas, ni restos de deflagración. Eso sí, algunos salieron a la calle alarmados, como ocurrió en el Parque Científico y Tecnológico de Geolit, en Mengíbar, donde están algunas de las principales empresas jiennenses. Algunos testigos aseguran que se sintieron hasta temblores. ¿Que había sucedido? Tras la confusión de los primeros momentos, comenzó a conocerse la versión oficial, corroborada por la Policía Nacional de Jaén, en su cuenta de Twitter, sobre las cinco de la tarde, unas cuatro horas más tarde del suceso. Dos aviones militares habían roto la barrera del sonido y originado lo que se conoce como un “boom sónico”, al volar a más de 1.234,8 kilómetros por hora.

Aunque el portavoz del Ejército del Aire con el que contactó este periódico no tenía constancia oficial de incidente alguno, sí confirmó que es habitual que los cazas se desplacen a velocidad supersónica en sus ejercicios y que la provincia jiennense es zona de prácticas militares. Esta maniobra debe realizarse a una cierta altura, en torno a los 13 kilómetros, para que no sea audible por las personas que hay a ras de suelo. Eso sí, en ocasiones, bajo determinadas condiciones atmosféricas o porque el piloto sobrevuela el terreno a menor altitud de la estipulada, los cazas originan un estruendo que puede confundirse con una explosión al uso, lo que hace saltar todas las alarmas. El 112 confirma que no es la primera vez que reciben llamadas de este tipo en Andalucía. En el caso de ayer en la provincia jiennense, salvo una poco probable investigación interna de Defensa o que una queja formal llegue al Ejército, lo ocurrido quedará en una simple anécdota. Eso sí, fueron muchos los jiennenses que se sobresaltaron e, incluso, se temieron lo peor. “Me han llamado por teléfono para decirme si estaba bien. La verdad es que yo no me he enterado de nada”, comenta una mengibareña.