Actualizado
jueves, 20 septiembre 2018
18:38
h
URGENTE
Sin “paragüas” para el radón
Sin “paragüas” para el radón

La Unión Europea obliga a que, a partir del próximo año, España comience a tomar medidas para proteger a la población del radón, un elemento que se sabe que es cancerígeno desde hace, al menos, tres décadas. Y es que es preciso introducir cambios legales para que las casas estén protegidas contra este gas, como ocurre, por ejemplo, ante los movimientos sísmicos. El radón es una consecuencia de la desintegración del uranio, muy presente en el noroeste español, en el centro y también en la Sierra Morena jiennense. De ahí que la puesta en marcha del llamado “plan de actuación” contra esta sustancia sea importante para algunos municipios de la provincia, igual que en Galicia, donde más avanzadas están las investigaciones sobre sus efectos. Uno de los impulsores de este paquete de medidas de protección y preventivas para la población debe de ser el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. Sin embargo, por el momento, el plan no tiene visos de concretarse a corto plazo, como explican fuentes del departamento que dirige Dolors Montserrat.

El ministerio, eso sí, apunta a que, en la puesta en marcha de este documento de trabajo también tiene que implicarse la Junta de Andalucía, al tener transferidas competencias en materia de salud pública. Sin embargo, en la consejería del ramo tampoco tienen constancia de que haya avances en este aspecto. Alberto Ruano Raviña, codirector del Laboratorio de Radón de Galicia, una de las instituciones que más a fondo estudia la presencia del gas, llama la atención sobre la conveniencia de que las administraciones públicas se pongan a trabajar lo antes posible. Para justificarlo recuerda que en otros países de la Europa de los Veintisiete se adoptan medidas concretas dirigidas a la construcción e, incluso, con influencia en el día a día de los que acuden a cualquier centro de trabajo.

Una vez que el plan se defina y comience a concretarse en España, además de los gobiernos regionales y autonómicos deberán implicarse los ayuntamientos de las zonas afectadas.

mapa. A falta del plan nacional, el Consejo de Seguridad Nuclear sí tiene cartografiados los municipios de España en los que la población reside en zonas de intervención prioritaria por una mayor presencia de radón, y con este estudio lo que se pretende es facilitar la implantación del programa. Esta estimación coincide con el mapa de exposición a este elemento, basada en mediciones sobre el terreno. Las zonas “marcadas en rojo” coinciden parcialmente con los términos municipales de Aldeaquemada, Santisteban, La Carolina y, sobre todo, Andújar. El área que presenta un riesgo medio se extiende desde Villarrodrigo hasta Lopera, por lo que ocupa prácticamente un tercio del territorio jiennense. Eso sí, la conclusión de expertos como el investigador Alberto Ruano Raviña es que los puntos de mayor peligro presentan escasas o nulas concentraciones de población. En general, el científico hablar de que hay un riesgo intermedio para la zona norte de la provincia, debido a su sustrato geológico.