Actualizado
sábado, 25 mayo 2019
01:22
h
URGENTE

Dos plantas protegidas, en peligro por la desecación del río Zumeta

La falta de caudal y los desembalses suponen una amenaza para las especies
Ver comentarios
|
11/03/2019

Sin agua, no hay vida. Podría ser perfectamente el eslogan de una campaña para fomentar el ahorro en el consumo doméstico, pero es mucho más, se trata de una realidad que se palpa en espacios naturales. Y el río Zumeta, metros más abajo de la presa de La Vieja, en Segura, es ejemplo. Lo es por la desecación por parte de Iberdrola, titular de la hidroeléctrica que funciona en esta presa, que no procura el caudal ecológico que dicta la ley, tal y como lo denuncia desde hace meses la Asociación de Conservación Piscícola y Ecosistemas Acuáticos del Sur.

Si no hay caudal, si el agua no corre, evidentemente, no hay especies piscícolas. Pero, ¿cómo sufre la vegetación de la ribera? Carlos Salazar Mendías es profesor titular de Botánica de la Universidad de Jaén. Tras examinar imágenes del estado actual del río Zumeta, dibuja esta situación: “El paisaje vegetal de riberas está bastante pobre, alterado o inexistente”. Pero, además, pone el acento en dos especies: una planta acuática y una sauceda arbustiva.

“La flora más afectada es la acuática, que estará desaparecida (si no existe el caudal mínimo). En esta zona se da una planta acuática que según la Lista Roja de la Flora de Andalucía es considerada como DD (datos insuficientes) por lo que puede estar amenazada. Se trata de Groenlandia densa, de la que hay registros en la zona”, apunta el experto en Botánica. “Por otra parte, los bosques y bosquetes estarán en declive y con una falta de regeneración por las alteraciones hídricas”, apunta. “Entre ellos destacaría las saucedas arbustivas de Salix Eleagnos, que hasta hace poco se consideraba vulnerable en la legislación regional, pero, desde 2012, forma parte del Listado Andaluz de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial”, apunta. Eso es que no están en peligro de extinción ni vulnerabilidad, pero sí han de ser protegidas por las administraciones públicas.

“También creo que es importante destacar que están en declive los juncales mediterráneos y a buen seguro, si hubiera un buen nivel de agua, habría otras importantes formaciones que hay en el parque como los bonales y herbazales, con importantes especies, algunas de ellas endémicas. Pero no aparecen”, destaca. “Hay que recordar que tanto las formaciones acuáticas sumergidas, como los juncales-herbazales mediterráneos y las saucedas son Hábitats de Interés Comunitario recogidos en la Directiva Europea de Hábitats, por lo que debemos conservarlos, protegerlos o restaurarlos”, concluye.