Actualizado
domingo, 16 junio 2019
13:05
h
URGENTE

Poderío y mucha elegancia

Cientos de personas viven la romería de San Isidro por el pueblo y en el campo
Ver comentarios

Los loperanos vivieron un fin de semana intenso de actos en torno a la romería de San Isidro Labrador. Los actos comenzaron el día 13 de mayo con la tradicional procesión de la Virgen de Fátima portada por numerosas mujeres en el recinto de San Isidro. Los días 15, 16 y 17 de mayo se celebró en la iglesia parroquial un triduo en honor a San Isidro. El viernes, a las nueve y media de la noche, apertura del ferial y fiesta popular, con una cachurrada —en la que se sirvió pan con aceite de oliva, tomate y atún— para todos los asistentes. El sábado, a las once de la noche, pronunció un emotivo y vivencial pregón de romería a María de Carmen Chueco Partera. A continuación, se celebró la actuación del grupo flamenco-rock Barriomanía.

Ayer, desde las diez de la mañana, se celebró una reunión en casa de los hermana mayor, Francisca Cardeña, y, a continuación, partió la tradicional procesión de San Isidro Labrador, patrón de los agricultores acompañado de la junta de la hermandad encabezada por su presidente honorario, Pedro Osuna López. Un buen número de loperanas ataviadas con trajes de gitana, además de un buen numero de carrozas de tema libre y agrícola, carruajes, caballistas y la Asociación Musical Pedro Morales hasta su ermita, ubicada en el parque periurbano de San Isidro, donde se celebró la santa misa oficiada por el párroco Manuel Casado Huertas. A las 19 horas se procedió a la entrega de premios para las carrozas y caballistas participantes en la Romería, que en este año se repartieron un total de 1500 euros en premios para las carrozas y trofeos para los caballistas. Los tres días de romería el ayuntamiento puso autobuses gratuitos para ir a la Romería de San Isidro Labrador. Los actos terminaron con la elección de miss romera, honor que este año recayó en Ana Belén Gil. La jornada de hoy está considerada como festivo local con el objetivo para dar realce a la convocatoria, en virtud de un acuerdo que trasladó al fin de semana más próximo. Como ayer fue domingo, pasa a hoy.

Los inicios de la celebración de la romería se remontan a los primeros años de la posguerra, dentro de la Hermandad Sindical de Ganaderos y Labradores. Entonces, la fiesta se restringía a la tarde del 15 de mayo, una jornada descafeinada en la que incluso había escuela. No obstante, suponía la apertura del periodo festivo. Una vez disuelto el colectivo promotor, un grupo de personas encabezado por Pedro Osuna, cuando era párroco de Lopera Manuel Peláez, fundó con otros vecinos la cofradía el 28 de julio de 1989. Después de buscar un lugar para acoger la peregrinación, el Ayuntamiento cedió unos terrenos en el actual parque periurbano del Pilar Nuevo. Allí, con ayuda de todo el pueblo, se levantó una ermita. Igual ocurrió con la cercana casa de hermandad. Después en la zona proliferaron los chiringuitos durante la celebración. La cita con San Isidro Labrador va a más, hasta el punto de que se convierte en un punto de atracción para gente de la comarca y de zonas próximas de la provincia de Córdoba. Es una iniciativa muy participativa, en la que la gente se emplea en la ornamentación de las carrozas y en los preparativos para unas de las jornadas grandes del año.