Actualizado
sábado, 22 septiembre 2018
16:53
h
URGENTE

Mucho más que unas fiestas

Gentes de todas las edades se vuelcan con los actos programados de la feria
Ver comentarios

Cada último fin de semana de agosto, Cárchel aumenta con creces su población. Los 180 habitantes del censo superan los 300 de facto, entre los vecinos y paisanos que emigraron en su día y los hijos y nietos de estos. Las fiestas, valga la redundancia, son una gran fiesta familiar, hasta el punto de que se vuelcan a tope las personas de más edad, los adultos en general, los jóvenes y los niños. Este aspecto es algo que las convierten en muy especiales y así lo ponen de manifiesto tanto el alcalde de Cárcheles, Enrique Puñal, como los paisanos Manuel Venzalá, Manuel Hermoso y Antonio Gómez.

Los días de feria la chiquillería toma las calles. De la decena de niños que permanece en el pueblo todo el año, estos días se pueden contabilizar hasta 120 cargados de energía y ganas de impregnarse de vivencias vitales, como suelen ser las de las esencias. Y son tales las ganas de diversión, que las actividades de preferia son muy concurridas, con torneos de fútbol, el juego de la ronda (cartas), de dominó y de ajedrez. También se celebró una concurridísima edición, la 28, de la Milla Urbana de Cárchel, que patrocina la Diputación Provincial de Jaén. Los más pequeños también celebraron sus concursos, como el de disfraces que fue muy divertido y vistoso. Cada día, de viernes a domingo, hubo verbena con la actuación, en este orden, de las orquestas Moonligt, Frenesí e Ilussión. También hubo triduo a la Virgen de los Remedios, que se dedicó cada día a un colectivo diferente, como enfermos o jóvenes.

Como el día grande de estas fiestas fue el sábado, con la procesión de la imagen de la Virgen de los Remedios, por la mañana, la Agrupación Musical Amigos de la Música de Cárcheles tocó diana floreada y, por la tarde acompañó a la imagen de la Virgen. La Hermandad de la Virgen de los Remedios, es relativamente joven, pues se formó a comienzos de la década de los 90 del pasado siglo XX. Cada año, la hermandad elige nueva hermana mayor. Un honor que este año recayó en María del Carmen Rodríguez González.

Petanca. Uno de los aspectos que hacen que tengan especial trascendencia las fiestas de Cárchel, además de la Milla Urbana, en la que participan un gran número de atletas, es el campeonato de petanca, que cumplió ya 24 años. Fueron más de 100 equipos y, por tanto, más de 300 participantes que acudieron de diferentes puntos de la provincia. Este campeonato se celebra en el campo de fútbol, donde hay una quincena de pistas, y dura toda la noche. El Ayuntamiento invita a un tentempié, para ayudar a que los cuerpos aguanten bien.

Convivencia para disfrutar de la típica gastronomía

Otro de los grandes atractivos es la jornada de convivencia, en la que la gastronomía típica de Cárchel es la gran protagonista. Las amas de casa y todo el que quiera aportar su mejor plato, realizan con verdadero esmero platos de toda la vida que están ricos, ricos, como suele decir el famoso cocinero, y los disfrutan tanto vecinos como visitantes. Cómo hacía mucho calor, se evitaron los más propios del frío invierno, como el carnerete, que es una sopa caliente, los andrajos o las cachorreñas, que es una especie de gazpacho caliente con algo de pique. Lo que sí hubo fue paella para todos, gazpacho, salmorejo, pipirrana de Jaén, pajarillas (hígado de cerdo con tomate), careta al horno... Y repostería tradicional: suspiros (merengues), roscos fritos, gusanillos (pestiños de masa fina) o sarmentillos (parecidos a los gusanillos, pero de masa más consistente). Y para no atragantarse, el Ayuntamiento invitó a cerveza y refrescos. Lo dicho, en familia y entre amigos entrañables.

“Estas fiestas son muy familiares
y los vecinos se vuelcan en ellas”
idcon=13467154;order=14

“Las de Cárchel son unas fiestas muy familiares y todo el mundo se vuelca en ellas”. Así sintetiza el alcalde de Cárcheles, Enrique Puñal, las fiestas que se celebraron, el pasado fin de semana (viernes a domingo, en honor a la Virgen de los Remedios, que se venera en Cárchel desde tiempo inmemorial. En su balance, Enrique Puñal destaca: “Son unas fiestas muy concurridas y participativas. De todas las actividades, las importantes han sido la procesión de la Virgen de los Remedios, el campeonato de Petanca, con 110 equipos de distintos puntos de la provincia, y la jornada de convivencia gastronómica de cocina tradicional, en la que se degustaron platos realizados por las propias vecinas y el Ayuntamiento invitó a cerveza”. También destaca la milla urbana que estuvo muy concurrida.

“Me fui cuando comencé mis estudios y vuelvo cuando puedo”
idcon=13467186;order=18

Manuel Hermoso, que durante 20 años ha viajado profesionalmente por un gran número de países del mundo, regresa cada vez que se presenta la ocasión a vivir las fiestas de Cárchel, el pueblo de sus antepasados. “Yo nací en Jaén, porque mis padres eran profesores y estaban destinados en la capital. Soy nieto de Carmela, que en Cárchel la conoce todo el mundo. Vivo en Madrid, donde me fui a estudiar Dirección y Administración de Empresas y finalicé la carrera en la Universidad de Manchester (Inglaterra)”. Acude cuando puede a Cárchel a estar con la familia, los amigos y a vivir intensamente las fiestas. “Una de las actividades que crean nexos, es la petanca que es mucho más que una afición, porque sirve de excusa para el hermanamiento de la gente. Mi hijo ha jugado este año”.