Actualizado
viernes, 24 mayo 2019
06:51
h
URGENTE

Momentos para la fraternidad

Vecinos y visitantes se preparan para los actos para honrar a San José
Ver comentarios

Los habitantes de la Estación de Espeluy reciben con los brazos abiertos a visitantes de otros muchos municipios con motivo de sus fiestas en honor del copatrón, San José. La devoción está relacionada con la presencia de los trenes, pues, al principio, los hermanos eran solo ferroviarios. Este año el primer tramo, de carácter puramente lúdico, coincide con el viernes y el fin de semana. La parte religiosa se concentrará el martes.

El primer día de la celebración incluyó como actividades una degustación de migas, una verbena y, a continuación una fiesta de los 60, los 70 y los 80, amenizada por DJ Lalo y a la que muchos de los asistentes acudieron disfrazados. Durante la gala se eligieron damas, reinas y míster.

Ayer fue uno de los días señalados. Por la mañana, el campo de fútbol albergó una competición de bolos serranos, un deporte traído por los colonos llegados décadas atrás desde la zona de Bujaraiza. En horario matinal tampoco faltaron juegos infantiles, con una carrera de cintas y una chocolatada entre los contenidos. Desde las dos de la tarde, el pabellón cubierto multiusos congregó a varias decenas de personas con motivo de un guiso de paella. La orquesta Trébol amenizó la segunda noche de verbena. En cuanto a las propuestas previstas para hoy, los hermanos participan, desde primera hora de la mañana, en la preparación de las mesas para el almuerzo. En el acto se entrega una placa al miembro del colectivo con mayor antigüedad. Durante toda la tarde hay una fiesta con DJ Lalo y un animador.

Tras el paréntesis de mañana, el martes culminará la celebración, este año dedicada a la memoria de Bonifacio Sabariego, uno de los fundadores y presidentes de la hermandad. A las cinco de la tarde empezará la misa, oficiada por el párroco, Miguel Ángel Solas, y el diácono Jesús Beltrán. A continuación, la procesión recorrerá las calles del núcleo, próximo al río Guadalquivir. Este año la ornamentación floral utilizada ha sido donada por una creyente que prefiere permanecer en el anonimato.

La hermana mayor, Eva Fernández, subraya que una de las principales novedades de este año radica en que la imagen de San José luce espléndida después de su reciente restauración. La responsable remarca que el principal atractivo de la celebración anual radica en el ambiente de fraternidad. “Somos una familia”, resume. De hecho, acuden vecinos de varios núcleos de la zona, así como personas originarias de la Estación de Espeluy que están afincadas en otros lugares.

La actual población es fruto, principalmente, de la fusión de la población original, con una importante presencia de trabajadores del ferrocarril, y de las gentes serranas llegadas durante la posguerra. Entre los elementos que aportaron se encontraba la devoción hacia San Miguel, cuyas fiestas se mantienen como un referente, pero, en este caso, en los primeros días del otoño.