Actualizado
domingo, 23 julio 2017
16:11
h
URGENTE

Medallas llenas de devoción

Las cofradías de Zocueca y del Carmen aplauden el gesto de Diario JAÉN
|
14/07/2017

Este es un año muy especial para la Cofradía de la Virgen de Zocueca y, por ende, para los bailenenses. La ciudad de Bailén le profesa un gran cariño y devoción, porque hizo en tiempos remotos que un epidemia de peste desapareciera en el municipio y la población pudiera sobrevivir. Desde entonces los bailenenses hacen un voto por ellos y por sus descendientes y un ayuno para arraigar, aún más, la fe en la Virgen de Zocueca y arraigar aquel dichoso día. Aparte del día de la romería, el último domingo de septiembre, cada 20 de julio la cofradía hace una procesión y una misa, dentro de las fiestas mayores de la ciudad, en la que participa tradicionalmente el Ejército de Tierra, ya que en su día, la Virgen fue nombrada capitana general y dispone de su bastón de mando. Como curiosidad, la Virgen de Zocueca es la patrona de Bailén, pero su ermita la tiene en el término municipal de Guarromán. Una curiosidad que no es nada habitual. Además, cada año se da un gesto pintoresco. Una vez que llega al ventorrillo que es la última parte de Bailén y se interna en Guarromán, los alcaldes de ambos municipios se intercambian el bastón de mando por unas horas o por un día. El gesto, de carácter simbólico, se interpreta como que cada alcalde manda por unas horas en el municipio vecino. Tanto el 20 de julio como el 5 de agosto, la Virgen de Zocueca procesiona por todo el casco urbano de Bailén, seguida de numerosos fieles. Ese día, desde el Ayuntamiento, también se organizan otros acontecimientos festivos con el fin de que la ciudadanía disfrute de ese día. El origen del santuario de Zocueca, situado en Guarromán, se remonta al período medieval. El primitivo Santuario fue reformado en el siglo XV, pero el edificio actual se levantó cumplido el primer tercio del siglo XVII y en la siguiente centuria se le añadió uno de los camarines más suntuosos del barroco andaluz y la espadaña.

La existencia del santuario propició que este enclave fuera elegido en el siglo XVIII por Pablo de Olavide para fundar una de las aldeas de las Nuevas Poblaciones, entonces nombrada como El Rumblar. El Santuario de Nuestra Señora de Zocueca se dedica al culto una vez por semana y es sede de la romería que se celebra el último domingo de septiembre, con la salida de la Virgen de Zocueca desde la Parroquia de la Encarnación de Bailén, hasta el Santuario.

Por otro lado, también la pedanía de Alcalá la Real de La Rábita celebra por todo lo alto el día grande de su patrona Virgen del Carmen. Los hermanos mayores están encantados con la iniciativa de Diario JAÉN y Caja Rural de Jaén de ofrecer a los lectores la medalla de su patrona como recuerdo de tan emotivas y sentidas fiestas, que se celebran el 16 de julio, día de la Virgen del Carmen. Los vecinos de La Rábita procesionan a la imagen de la Virgen, con disparo de cohetes, por las calles de esta pedanía de la Sierra Sur que, como dato curioso, pertenece a tres términos municipales diferentes, Alcalá la Real, Alcaudete y Priego de Córdoba, lo que le aporta una singularidad fuera de lo común. Los tres ayuntamientos se vuelcan con estas fiestas de una manera especial, lo que contribuye a que tengan más brillo. La procesión con la imagen de la Virgen del Carmen recorre todas las calles y los vecinos le expresan una devoción que han heredado de sus mayores. La Rábita es un bello enclave que se extiende a los pies de la Sierra de San Pedro, a lo largo de una amplia depresión. Se encuentra a 17 kilómetros del núcleo urbano de Alcalá la Real y está a una altitud de 970 metros sobre el nivel del mar. Su población es de 1.450 vecinos, que son rabiteños.

BAILÉN
kIOSCO EL pARQUE

C/ Donantes de Sangre, 12.

Alimentación CASA HERMINIA

C/ Oro, 5.

Sarwar prensa

Plaza General Castaños, 1, bajo.

LA RÁBITA
lA ERMITA

En las inmediaciones de la propia ermita.