Actualizado
martes, 20 noviembre 2018
14:14
h
URGENTE

Las palmeras de la ciudad, en peligro por el picudo rojo

El Ayuntamiento emite un bando y divulga las medidas que deben adoptarse
  • preocupación. Miguel Ángel Castillo, David Mata y Emilio Torres, con las palmeras afectadas de la Casa de la Cultura.
    preocupación. Miguel Ángel Castillo, David Mata y Emilio Torres, con las palmeras afectadas de la Casa de la Cultura.

Técnicos de la Concejalía de Medio Ambiente han constatado la existencia en el municipio de ejemplares de palmeras canarias y datileras gravemente afectadas por la plaga de picudo rojo, un insecto que constituye un serio peligro para la conservación de estas especies vegetales. El concejal de Medio Ambiente en el Ayuntamiento marteño, Emilio Torres, anunció ayer la publicación de un Bando en el que se expondrán las medidas para frenar, en la medida de lo posible, esta plaga que hace que, una vez que se detecta la presencia del picudo rojo, hace prácticamente imposible la recuperación del ejemplar de palmera.

Emilio Torres manifestó su preocupación por la plaga del escarabajo del picudo rojo y explicó las medidas que se van a poner en marcha para intentar salvar el mayor numero de palmeras del municipio. Según el concejal, las medidas pasan por “la colaboración coordinada de los particulares y de los servicios municipales de Jardinería y Medio Ambiente, para evitar que, en un plazo máximo de tres años, Martos se quede sin palmeras”.

Según Torres, la lucha contra la plaga del picudo no sirve de nada si los particulares propietarios de palmeras en sus jardines no actúan contra el insecto y explicó que este año, el caluroso otoño “ha facilitado la proliferación del insecto, que llega a tener tres periodos de fecundación al año, en los que cada hembra deposita hasta 400 huevos y cuyas larvas perforan galerías de más de un metro de longitud en los troncos de las palmeras”.

Con objeto de conservar las palmeras en parques y jardines, desde el Ayuntamiento de Martos ya se inició un plan de tratamiento preventivo con objeto de parar el desarrollo de la plaga, “pero no sirve de nada sin la colaboración de los propietarios de jardines particulares”, dijo el concejal de Medio Ambiente, que además informó de que en el bando se contempla la elaboración de un censo de control de los diferentes especímenes de palmeras y para informar a los propietarios del ataque del insecto, de la existencia de la plaga, así como de un servicio de información y asesoramiento para explicar a los vecinos de palmeras afectadas sobre las medidas fitosanitarias de obligado cumplimiento para evitar el avance de la plaga.

El bando municipal recoge, entre otros asuntos, la obligatoriedad de comunicar la aparición de cualquier síntoma que pudiera hacer pensar en la posible afectación de alguna palmera.

Según informó el concejal del equipo de Gobierno marteño, las plantas sensibles del ataque del picudo rojo deberán ser sometidas a un plan de tratamiento con sustancias activas autorizadas y, en caso de que el daño sea irreparable, el propietario deberá proceder a la eliminación de la planta afectada, “cuestiones todas estas que se coordinarán desde los servicios municipales de Jardinería y Medio Ambiente”, apuntó Torres.

La plaga de este insecto, originario del sureste asiático, apareció por primera vez en España en 1993, debido al transporte entrópico de palmeras. El picudo rojo está incluido en el Catálogo Español de Especies Exóticas Invasoras.

ALTERNATIVAS CONTRA
LA PLAGA

El concejal informó de los dos sistemas de tratamiento contra la plaga que se aplicarán en el municipio. El primero consiste en la aplicación de inyecciones de baja presión de insecticida en el núcleo de la palmera tres veces al año, y el segundo es la aplicación mecánica de plaguicida en el cogollo de la palmera para que llegue hasta el insecto.