Actualizado
martes, 20 noviembre 2018
18:10
h
URGENTE

Huellas de un pasado ligado al transporte por ferrocarril

Las obras de la pista de skate revelan restos asociados a la estación de tren
  • ESTRATOS. Juan García muestra la amplia capa de ceniza, fácilmente visible en el corte del terreno.
    ESTRATOS. Juan García muestra la amplia capa de ceniza, fácilmente visible en el corte del terreno.

Los trabajos preventivos de arqueología que se realizan en el solar que ocupará la futura pista de skate, entre la antigua estación de Renfe y los depósitos del Patrimonio Comunal Olivarero, sacaron a la luz niveles de vertidos de cenizas y carbón que nos hablan del pasado ferroviario de la ciudad. En las catas practicadas también se encontraron restos del muro de alguna construcción asociada a la estación y las huellas, que los arqueólogos relacionan con una torre de depósito de agua para las calderas de las máquinas del tren. Los restos, que carecen de valor patrimonial, aportan luz sobre antiguas zonas de servidumbre e instalaciones auxiliares relacionadas con la antigua estación.

Según Juan García Wagner, gerente de la empresa que realiza los estudios, sobre la parcela de seiscientos metros cuadrados se realizaron cuatro grandes catas, de tres por tres metros “en las que se descubrieron importantes sedimentos de ceniza y restos de carbón, además de marcas que pudieron pertenecer a una antigua torre de depósito de agua para alimentar las calderas de los trenes”, dijo. Según el arqueólogo también afloraron algunos restos constructivos de lo que debió ser el muro de algún edificio auxiliar de la estación. En las catas realizadas al sur de la parcela se alcanzaron los niveles geológicos del terreno a dos metros y medio, mientras que en el norte se encontraron a cuatro metros de profundidad, un desnivel “que da una idea de las grandes cantidades de vertidos, entre margas y cenizas que se acumularon en la zona durante años”, apuntó el experto.

En los niveles geológicos, una de las catas muestra lo que podría ser una antigua canalización excavada en la roca, “que debido a la ausencia de materiales asociados resulta muy difícil de datar”, dijo el arqueólogo. Según García Wagner ésta fue una zona agrícola de Martos en la antigüedad, por lo que dijo “es un hallazgo muy común”. Entre las margas y los diferentes depósitos, el arqueólogo cuenta que aparecieron muy pocos y descontextualizados fragmentos de cerámica romana. Por el momento los niveles geológicos alcanzados en las cuatro catas se están cubriendo con geotextil y el Ayuntamiento espera la próxima inspección de los técnicos de la Junta que den el visto bueno a las obras, que por importe de 70.000 euros, dotará a la ciudad del mayor espacio de ocio de toda la provincia para los aficionados a los patines y a las bicicletas acrobáticas.