Actualizado
martes, 20 noviembre 2018
23:16
h
URGENTE

Escolares recorren la leyenda de los Carvajales

Seis paneles ubicados en el casco histórico vinculan el patrimonio con los dos caballeros sentenciados en 1312
Ver comentarios
|
10/11/2018
  • PANEL. Los alumnos de “Hermanos Carvajales” escuchan las explicaciones de Ana Cabello, en presencia de Víctor Torres.
    PANEL. Los alumnos de “Hermanos Carvajales” escuchan las explicaciones de Ana Cabello, en presencia de Víctor Torres.

Nadie mejor que ellos para estrenar una ruta muy marteña. Un grupo de estudiantes del centro Hermanos Carvajales recorrió el itinerario urbano creado en Martos a través de unos paneles que recrean la historia de los dos caballeros que, en el año 1312, fueron apresados y sentenciados a muerte por orden del rey Fernando IV de Castilla.

El alcalde de Martos, Víctor Torres, recibió en el primer panel de esta ruta al alumnado, donde les explicó que esta se compone de seis paneles ubicados en distintos puntos del casco histórico marteño que vinculan la historia y el patrimonio de la ciudad, unos paneles que este grupo pudo visitar junto con la técnico en Patrimonio, Ana Cabello, que les explicó los detalles de la leyenda. Además, Torres precisó que la autora de estas obras es la artista Rosa Teba a partir de una idea de Trini Pestaña. “Es una realidad gracias a la idea y a las manos de dos personas de Martos que apuestan por su pueblo”, reconoció. Además, anunció que, con motivo del Día Internacional del Patrimonio, que se celebra el día 16, la Casa de la Cultura organiza una serie de rutas para dar a conocer los barrios del casco antiguo de la ciudad y que, lógicamente, incluye la ruta de los hermanos Carvajales como, dijo, “una nueva parte que se puede visitar y atraer”.

El Ayuntamiento impulsó esta ruta urbana centrada en la leyenda de los hermanos Carvajales y Fernando IV de Castilla, “El Emplazado”. Recupera este episodio de 1312, en el que el monarca sentenció a muerte a Juan Alfonso de Carvajal y Pedro Alfonso de Carvajal, acusados de matar a su privado. Antes de morir lanzados en una jaula con púas de hierro desde la Peña, defendieron su inocencia y emplazaron al rey a asistir con ellos al tribunal de Dios a los treinta días. Justo un mes después se cumplió el vaticinio y Fernando V pereció.