Actualizado
miércoles, 19 septiembre 2018
21:24
h
URGENTE

El Ayuntamiento dice estar en desacuerdo con la sentencia

La Administración local debe abonar 6.000 euros a un vecino de la ciudad
|
01/05/2018
  • PRECAUCIÓN. El Ayuntamiento coloca varias vallas para prevenir a los vecinos de los posibles derrumbes.
    PRECAUCIÓN. El Ayuntamiento coloca varias vallas para prevenir a los vecinos de los posibles derrumbes.

El equipo de Gobierno dice no estar de acuerdo con la sentencia, asegura Emilio Torres, concejal de Urbanismo y Obras del Ayuntamiento de Martos. Un dictamen del juzgado contencioso-administrativo número dos de Jaén que no permite recurso y que condena al Consistorio local a indemnizar a un vecino de la ciudad, Carlos Bago, con cerca de 6.000 euros por quedar debidamente acreditado, según el juez, que las humedades y fisuras que aparecieron en su casa, desde 2011, se deben a una falta de acometiendo del imbornal que hay junto a este domicilio.

Sin embargo, y a pesar de que acatarán el fallo judicial, el responsable de Urbanismo asegura que el dictamen “es totalmente parcial” porque el juez no tuvo en cuenta los informes presentados por la Administración local. Unos documentos donde se recoge que las grietas y fisuras aparecidas en esta vivienda son consecuencia de la mala conservación que el propio vecino realiza de su casa, y donde se destaca, por ejemplo, que la propia situación de deterioro de las bajantes y canalones son las que provocan las filtraciones en los cimientos y fachada del domicilio. Sin embargo, Torres sí que reconoce que el alcantarillado del lugar debe ser cambiado, y que así lo harán “porque no es del todo adecuado”. En concreto, y según señala el concejal, llevarán a cabo un ensanchamiento del imbornal para darle una mayor capacidad de succión, ya que en épocas de lluvia el agua confluye en ese punto desde varias calles colindantes de la ciudad de La Peña.

Por lo tanto, la situación actual es que el Ayuntamiento marteño debe abonar a Carlos Bago cerca de 6.000 euros por los desperfectos causados, según recoge la sentencia, pero este vecino tiene actualmente una orden de ejecución del Consistorio que le exige acometer mejoras en la fachada de su domicilio, ante el riesgo de desprendimiento de la misma y la posibilidad de poder dañar a cualquier ciudadano que circule por allí. Una situación que, mientras se resuelve, los técnicos de la Administración local han decidido prevenir con la colocación de varias vallas de señalización, “para que los marteños no se peguen a la pared ante la posibilidad de desprendimiento”, destaca Emilio Torres. No obstante, Bago señala que esos arreglos los realizará una vez que ellos lleven a cabo las mejoras pertinentes en el alcantarillado, y que el propio juez les aconseja. “Si arreglo esto y ellos no hacen nada hasta dentro de un tiempo a mí me vuelven a salir de nuevo las grietas, porque ya me ha pasado en varias ocasiones en las que he tapado algunos agujeros y me han vuelto a salir”, explica. Una decisión podría llevar a este vecino a una sanción por parte del Ayuntamiento local si no cumple con los plazos establecidos. Además, el concejal de Urbanismo subraya que el denunciante ha cambiado de versión según han pasado los años y “según se le antojaba”. En un primer momento, según Torres, lo que Bago solicitaba al equipo de Gobierno era que arreglarán el imbornal pero también su casa, debido a qu las grietas eran consecuencia dela mala gestión pública.