Actualizado
martes, 21 mayo 2019
22:59
h
URGENTE

El mejor embajador oleícola

La almazara Monva consigue un galardón en la vigésima edición de los “Alcuza” por su “calidad”
Ver comentarios
|
12/02/2019

La almazara Monva de Mancha Real está de enhorabuena gracias al premio recibido por la calidad y excelencia de su aceite de oliva virgen extra en la vigésima edición de los “Premios Alcuza 2019”. Un año más su Aove Dominus Cosecha Temprana se convierte en el mejor embajador del municipio. Desde que los Montabes Vañó adquirieran el cortijo Virgen de los Milagros en 1972, descendientes de familias olivareras que desde fines del siglo XVIII se dedicaban al cultivo del olivar y la elaboración de aceite en molinos de su propiedad sienten un profundo amor por esta forma de vida. Así nació Montabes Vañó S. L. (Monva), empresa que mantiene la tradición, la experiencia y los valores que establecieron sus fundadores. Francisco Montabes, que dirige la firma con sus seis hermanos y su madre, expresa: “Somos la cuarta generación de olivareros y almazareros que continuamos y fomentamos esa tradición y ese amor por el olivar que viene de nuestro bisabuelo”.

Con la sostenibilidad y la salud, Montabes explica que para ellos es primordial obtener la máxima calidad y seguridad alimentaria en todos los procesos que llevan a cabo, desde la plantación de un olivo hasta la salida de cada botella de sus almazaras. En Monva se utiliza aceituna de cosecha propia, lo que les permite planificar la recogida del fruto y controlar en todo momento la cadena de producción. La plantación de olivar de variedad picual se cultiva de acuerdo con el Reglamento de Producción Integrada, para garantizar una mayor protección del medio ambiente. Para elaborar un Aove excelente, hay dos premisas fundamentales que ellos siguen estrictamente: disponer de un fruto de calidad (de ahí la importancia de contar con una plantación de olivar propia) y un proceso de extracción respetuoso. Su equipo desarrolla un extenso trabajo previo para conseguir una aceituna de la mejor calidad, que va desde el estudio del suelo de cultivo, el aporte de agua y los nutrientes necesarios, hasta la recogida. Es por ello que colaboran en estudios e iniciativas orientadas a certificar la calidad del aceite de oliva virgen extra en todas las fases de su proceso de elaboración. Monva empieza la recogida cuando el estado de madurez del fruto es aún muy inicial (temprano), para obtener un aceite de calidad excelsa y perfil organoléptico sublime. Para Francisco Montabes, la meta es la mejora continua del sistema de gestión de calidad que los ayuda a estar a la altura de sus antepasados, pioneros en el cultivo del mayor bosque plantado por el hombre, el olivar de Jaén.